Para dar solución al tema de mala prestación del servicio de agua, se requiere más que un notario público, sino considerar la información sobre las condiciones en que se encuentra tanto la concesionaria como el organismo operador o vigilante de la prestación del servicio como es CCAPAMA, expresó Luis Armando Reynoso Femat, candidato a presidente municipal de Aguascalientes por el partido Fuerza Por México.
Adelantó que a partir de la semana entrante, encabezará un movimiento y se hará presente ante CCAPAMA mediante un oficio, para que proporcione la información precisa “y acabar con los dimes y diretes sobre la situación legal de la empresa concesionaria y de CCAPAMA”.
En conferencia de prensa comentó que el tema del agua ha sido manipulado en tiempos de campañas electorales, pero es momento de dejar eso atrás, y si acaso se pretende dar solución al tema de desabasto, tandeos, altos cobros y demás, se requiere conocer a fondo las condiciones en que trabaja la empresa y las auditorías que hubiera practicado el organismo ciudadano municipal.
Para nadie es oculto ya que Veolia tiene dos años para irse, pues es tiempo que se termina la concesión, pero entonces se debe planear qué es lo que pasará después de esos dos años, y ver la forma en que Aguascalientes tenga la posibilidad de administrar el servicio del agua como se hace en otros lugares.
Por eso es que buscará saber las condiciones de trabajo de la concesionaria, pero también qué tipo de auditorías le ha hecho Ccapama y sus resultados, a fin de conocer los motivos por los cuales hay deficiencias en el suministro y cuál es su origen, pues se habla que hay pozos colapsados pero se desconocen los argumentos, y difícilmente se conocerán si no se informa de ello.
Es tiempo de hablar con realidades en torno al tema del agua potable y “no construir castillos en el aire, no asegurarlo ante notario, más bien, me haré notar con los ciudadanos”, pues dijo que cuando fue alcalde de la capital, no tuvo problemas de escasez de agua potable e inclusive la cartera vencida de la concesionaria era mínima y manejable, no en los niveles que ahora se tienen.
Refirió que el análisis que se está realizando tiene la finalidad de dar respuesta satisfactoria a la demanda que se tiene por parte de los 289 mil 988 usuarios del sistema de agua potable en este Municipio, pero también se quiere trabajar para atender la deuda que enfrentan más de 40 mil 889 familias y que arroja unos 657 millones de pesos, cuya cantidad ha crecido más en los últimos cinco años, pues tan sólo durante los 12 meses de pandemia la deuda asciende a los 165 millones de pesos, pero dijo, son temas con los que podría tratar, porque ha tenido la experiencia de haberlo manejado de manera eficiente.