Sergio Jaziz Becerra Pecina
Agencia Reforma

El Covid-19, con la variante Ómicron, podría ser la enfermedad más contagiosa de la historia, coincidieron expertos en infectología.

«Es muy difícil el control de esta enfermedad, creo que la forma de transmisión (de Ómicron) es brutal», señaló anoche Francisco Moreno, médico internista e infectólogo, Premio Nacional de Salud 2020.

«Da la impresión de que es la enfermedad infecciosa más contagiosa en la historia de la humanidad. Parecía que era el sarampión, pero aquí parece que Ómicron gana».

Alejandro Macías, ex comisionado de influenza en México y catedrático de la Universidad de Guanajuato, coincidió con su colega.

«Creo que no sólo (así es) por la velocidad de transmisión, que tiene también el sarampión, sino porque como es un virus que tiene mucho más escape, va a afectar inclusive a la gente vacunada y a la gente que ya se había infectado, lo que no hace el sarampión.

«El mejor ejemplo es el del Presidente de la República, que ojalá se alivie rápido, pero él estaba vacunado, él ya se había enfermado, de hecho recientemente había tenido el refuerzo y a pesar de todo se infectó».

Los expertos hablaron en el programa «Covid-19 al día», transmitido por las redes sociales de TecSalud. Estuvieron acompañados por Guillermo Torre, Rector de TecSalud, y la infectóloga Brenda Gómez, miembro del equipo de Moreno.

DESEADA PRIMAVERA
La próxima primavera será la más anhelada por todos, pues es cuando esperan el declive de las infecciones, indicó Moreno.

«Va a ser la primavera más deseada de la historia.

«Mi impresión es que vamos a tener un pico que va a llegar a finales de enero (y) que probablemente para la primera quincena de febrero empecemos a ver el descenso», auguró.

«Así como tuvimos la mala suerte de que coincide Ómicron con las fiestas de Navidad y Año Nuevo, pues aquí va a coincidir la caída (de casos de Covid-19) con la llegada de la primavera y un mejor clima».

Macías concluyó que ahora lo único capaz de reducir el golpe de la nueva ola de la pandemia es seguir con las medidas preventivas.

«Lo que puede reducir el embate es que la gente entienda que ahorita necesitamos más distanciamiento; que no podemos tener tanta proximidad; que tenemos que usar estrictamente el cubrebocas; que el que pueda trabajar desde casa lo haga, y que evitemos los tumultos y los lugares cerrados».

¡Participa con tu opinión!