Independientemente del semáforo epidemiológico que marquen los gobiernos Federal y Estatal para Aguascalientes, las empresas en el estado junto con los sindicatos manejan sus propios semáforos a fin de garantizar que no haya contagios entre los trabajadores, así lo aseveró el líder de la CTM en la entidad, Alfredo González González.
Detalló que desde que se dio la reapertura de las empresas en el estado, se previó justo el escenario de lo que sucedería si en un momento dado se volviera al color rojo en el semáforo, -independientemente de lo que opinaría el Gobierno Estatal y obviamente ahora el Gobierno Federal-, por lo que la Federación de Trabajadores de Aguascalientes hizo un pacto con prácticamente todas las empresas en donde acordaron que iban a operar con su propio semáforo.
En tal sentido, dijo que si en un momento dado, independientemente del color en que esté el estado, que no sea el rojo, sino cualquier otro y detectan que hay un brote dentro de una empresa, “en ese momento la cerramos y entramos en una suspensión, en la cual primero está la salud de los trabajadores y en ningún momento dado los vamos a poner en riesgo, entonces esa es prácticamente nuestra postura en este momento”.
Afirmó que si bien el Gobierno Federal ha señalado a Aguascalientes en semáforo rojo, la situación dentro de las empresas está tranquila, siguiendo todos los protocolos que les han exigido y en algunos inclusive han sido adicionados por los mismos sindicatos para garantizar la seguridad del no contagio. “En eso vamos a seguir trabajando y vamos a seguir viendo muy cerca el comportamiento de la pandemia y particularmente los contagios”.
PRIORIDADES. Recalcó que las empresas son las principales interesadas en que no se suspendan las labores al ser conscientes socialmente de que tienen que cuidar a los trabajadores “y al centro de cualquier empresa está el trabajador y su familia, y en función de eso estamos trabajando”.
Finalmente, reconoció que sería muy difícil y catastrófico el tener que volver a cerrar las empresas, lo que las pondría nuevamente en un riesgo importante donde algunas ya no se volverían a abrir y por eso hay tanto mucho énfasis en los cuidados “para que ese fantasma ni siquiera lo veamos cerca, sino por el contrario, cada vez lo alejemos más; como decía mi ex líder Roberto Díaz, no hay peor empresa que la que vaya a estar cerrada”.