Sineli Juana Santos Cárdenas
Agencia Reforma

CDMX.- La Navidad llegó por adelantado al piloto mexicano Sergio Pérez.

Pese a la incertidumbre, una luz apareció en medio de la oscuridad cuando la temporada 2020 de la Fórmula Uno ya había llegado a su fin.

La victoria en el Gran Premio de Sakhir y el segundo puesto en el Gran Premio de Turquía respaldaron a Checo ante Red Bull, escudería que esperó hasta la última fecha para firmarlo como el compañero del neerlandés Max Verstappen para 2021.

Un cuarto lugar en el Campeonato de Pilotos con 225 puntos, por detrás del siete veces campeón del mundo Lewis Hamilton, del subcampeón Valtteri Bottas y de su actual compañero de equipo, Verstappen, también aportaron a la ecuación.

Christian Horner, director de la escudería austriaca, aún tenía fe en el británico-tailandés Alex Albon, que apenas consiguió sumar 105 puntos en las 17 carreras quedando en el séptimo lugar general, pero esa espera de nada le sirvió, el volante de 24 años no dio el ancho y la primera opción que apareció en la lista fue el tricolor Sergio Pérez.

Traicionando, si así se le puede decir, a la apuesta por los jóvenes de su academia, Red Bull confió en su intuición y en el talento de un piloto azteca para que, junto a Verstappen, pueda pelear cara a cara con los dos Mercedes.

La entrega, disciplina y constancia que demostró Checo en cada carrera, fueron algunas de las cualidades que Horner vio en su ahora piloto, independientemente de ser uno de los conductores con más rendimiento y de los que siempre suma puntos en cada fecha.

Pérez y Racing Point tomaron caminos diferentes, el equipo británico apostó por el cuatro veces campeón del mundo Sebastian Vettel, y el tapatío por la espera, por un lugar en Red Bull que llegó antes de fin de año, y al final, ¿quién salió ganando?