Por FRANCISCO VARGAS M.
(Crónica y Fotos)

Con gran ambiente, se llevó a cabo, este sábado 10 de abril, en el Cortijo Las Fuentes de Valladolid, Jesús María, el interesante Festival Taurino, en el cual se alzó como triunfador el tlaxcalteca Sergio Flores, al cortar la única y meritoria oreja del festejo, mientras que el aguascalentense Arturo Macías no pudo tocar pelo por sus constantes fallas con el acero; sin embargo, no escatimó esfuerzo alguno por conquistar trofeos en esta tarde muy calurosa.
Después de 30 años, nuevamente en festejo formal, se jugaron cinco toros (uno de regalo) de la ganadería aquicalitana de Garabato, bien presentados, que cumplieron en varas, de comportamiento desigual, siendo los más potables tercero y cuarto; astados que su criador Hiram Íñiguez Rangel les puso nombres dedicados con gran cariño y en recuerdo a sus seres queridos que en paz descansan.

ARTURO MACÍAS
Su primero fue Va por Ti, al que lanceó de buena manera a la verónica a pies juntos, cerrando con media torera. Realizado su brindis al ganadero y amigo Hiram Íñiguez, ante un toro que fue deslucido y que no se prestó para el lucimiento, mismo que terminó deslucido, un tanto rajado y buscando su querencia, estuvo con voluntad, arrancándole meritorios pases, sobre todo por el derecho; terminando con labor de aliño. De pinchazo, estocada desprendida y varios golpes descabello concluyó, para escuchar un aviso y palmas de aliento.
Su segundo fue Tato. Lo recibió de hinojos rodillas en tierra con una larga cambiada y verónicas nuevamente a pies juntos, abrochando con revolera; quitando de manera lucida por chicuelinas. Muleta en mano ante un toro que tuvo movilidad y nobleza, logró una faena alegre y variada por ambos lados, haciendo series en redondo con el sello de la casa, en la cual intercaló el toreo de rodillas y molinetes ligados, rematando con pases de pecho de pitón a rabo; todo entre las notas de la Pelea de Gallos. Para su mala fortuna, otra vez estuvo errático con la espada, escuchando un aviso y palmas.
Regaló a ‘Buen Amigo’, de la misma dehesa titular, con el que estuvo con voluntad con capa, mientras que, con sarga, ante un toro que no le dio opciones, además que presentaba un defecto en el ojo derecho, sacó pases de meritorio por el izquierdo. En la suerte suprema, estuvo muy errático con la espada, escuchando dos avisos.

SERGIO FLORES
Se enfrentó en primer lugar a ‘Todo Amor’, un toro complicado que estaba más al pendiente con el engaño, con el que Flores mostró su depurado oficio y solvente técnica, robándole pases sueltos uno a uno por el derecho por demás meritorios; concluyendo con labor de aliño. Pinchazo, estocada caída y tres golpes de descabello, retirándose entre palmas.
Con su segundo, ‘River’, nombre en recuerdo a su señor padre y nuestro entrañable amigo Rafael Íñiguez, lanceó a la verónica, jugando los brazos de manera armoniosa, rematando con media. En lo que toca con muleta, logró una faena entendida e inteligente de gran firmeza y oficio, sacándole el buen fondo que traía el toro, estructurando series por ambos lados donde corrió la mano y muletazos que tuvieron calado en el tendido, intercalando adornos y desplantes rodillas en tierra. Con decisión, dejó una estocada un poco delantera y desprendida, para petición de oreja que el juez Carlos Montes concedió.
Sin duda, un festival agradable y perfectamente bien organizado, mismo que disfrutaron los aficionados que hicieron una magnífica entrada, en el cual, al final, Claudio Estrada entregó reconocimientos tanto a los matadores participantes, como al entusiasta ganadero. (pacovargas_ @hotmail.com)