Poco antes de las 2 de la tarde de ayer, varios grupos de mariachis volvieron a hacer sonar sus instrumentos para que al son de la “La Pelea de Gallos” las autoridades estatales los escucharan, pues desde hace un par de semanas se quedaron sin trabajo y por ende enfrentan dificultades económicas.

La manifestación a las puertas de Palacio de Gobierno no fue una serenata, sino un llamado de auxilio para que en estos días de contingencia sanitaria, sus familias tengan un respiro y la oportunidad de satisfacer sus necesidades básicas a través de algún apoyo.

Su estancia en la vía pública fue corta, pues casi de inmediato los hicieron pasar a la oficina de la Secretaría General de Gobierno, donde una comitiva representante de los aproximadamente 100 músicos, fue atendida por la titular, Siomar Estrada Cruz.

Quienes llevaron la voz cantante en esta reunión fueron los músicos Lidia del Carmen y Arnulfo, quienes expusieron sus necesidades, pues ante la falta de trabajo por no poder acudir a reuniones ni restaurantes o bares donde comúnmente prestaban sus servicios, no han tenido ingresos y la crisis se les adelantó.

Ante esto, Estrada Cruz aseguró que están atentos a las necesidades de los distintos sectores de la población, tanto en la salud como en lo social y económico, esto tras la presencia del COVID-19 en la entidad.

En tanto, la subsecretaria Claudia Ortega Valadez, aseguró que el gobernador ha girado instrucciones para que se levanten las necesidades más apremiantes de los músicos y además de brindarles algún apoyo económico, también se les ayude en el ámbito de programas sociales, a través del plan “Todos por Aguascalientes”.

El acuerdo fue que tendrán acercamientos para ver las necesidades particulares de cada uno de los músicos, en tanto que en sus solicitudes sobre apoyos para el pago de luz y otros servicios se verá la forma de ayudarles, incluyendo la falta de suministro de agua e inclusive en cuanto a apoyos para que puedan pagar sus recibos por ese insumo, de ahí que esos planteamientos fueron enviados a las autoridades municipales y federales para que en la medida de lo posible, les den cauce.