Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Si el PAN no retiene en las elecciones de junio próximo una de las cuatro plazas que ahora están en sus manos, significará un fracaso, advirtió Martín Orozco, Gobernador de Aguascalientes.

Apenas termine su gestión, dice Orozco, intentará incidir en la vida interna de su partido, donde hacen falta «cambios de timón», donde hay «mucha exclusión» y donde un «pequeño grupo» está tomando las decisiones que competen a todos.

Junto con Quintana Roo, Tamaulipas y Durango, Aguascalientes es uno de los estados gobernados por el PAN que estarán en juego el 5 de junio. Hidalgo y Oaxaca son las otras dos plazas donde habrá elecciones ese día.

Orozco asegura que no tiene comunicación alguna con el líder nacional del panismo, Marko Cortés, a pesar de que la semana pasada, desde el Comité Ejecutivo Nacional, se difundió la versión de que el Gobernador y el dirigente habían limado asperezas.

Orozco chocó con Cortés cuando le echó en cara sus pronósticos desalentadores sobre las otras plazas.

¿Y cómo están las cosas con Cortés?
De mí hacia él, normal; siempre hablándole con la verdad, diciéndole que hay otros estados que se pueden ganar. ¿Que nos mandó a Aguascalientes la alianza (Va por México)? Muy bien. Lo que sé es que la alianza también pidió estar en Aguascalientes, espero que aporte, aun cuando se tienen posibilidades de ganar; pero que no sea por decir que nomás ganó una de las cuatro gubernaturas, qué lamentable sería que solamente fuera Aguascalientes, por decir que ganó una.

-¿Ya compuso las cosas con Teresa Jiménez (la candidata del PAN)?
Es un tema que ella, el jefe nacional y la sociedad conocen. No es que se tenga que componer o no, es un tema de acuerdos institucionales para ir por un proyecto que la rebasa a ella, a Marko y al partido; es un proyecto institucional en el que el único objetivo que está al frente es el estado.

¿Cortés ya tiró la toalla en las otras plazas?
Espero que se estén haciendo las cosas como en Aguascalientes las estamos haciendo, para que su pronóstico en el estado se cumpla, y espero que en otros estados estén haciendo las cosas para que su pronóstico no se cumpla.

¿Qué se tiene que hacer?
Cuando un partido sale dividido, es una mala señal para la sociedad; entonces, buscar el acuerdo con todos los actores, primero dentro de los propios partidos de la alianza, posteriormente entre ellos.

-¿Vería como fracaso que el PAN sólo se quedara con Aguascalientes?
¡Claro! Tenemos cuatro y si se pierde una ya es fracaso; espero que se ganen cuatro, pero como vamos de aliados espero que se ganen las seis.

¿Va a respaldar a Jiménez?
El respaldo que yo le hago a la institución a la que pertenezco –la que me dio la confianza de ser candidato y ahora Gobernador– es mi trabajo. El debate sin duda será basado en los resultados del Gobierno del estado, no de la alcaldía (que estuvo en manos de Jiménez).

¿Qué planes tiene para después de que termine?
Seguiré trabajando en la vida partidista, sin ninguna otra ocupación de servicio público; esperaremos que el partido dé algunos cambios de timón, para poder enfrentar el 22.

¿Buscará recomponer las cosas?
No es posible que lo haga una sola persona; necesitamos que muchos hablemos y actuemos para corregir lo que no va bien e impulsar lo que se está haciendo bien.

¿Qué es lo que no le gusta?
Hay mucha exclusión. El partido es responsabilidad de todos los que formamos parte de él, y las decisiones se están tomando sólo por un pequeño grupo que tiene control de órganos y militancia; pero eso no significa que estemos todos allí, o que todos coincidamos, pero no se están dando los resultados.
Ojalá me callen la boca en junio, ganando los cuatro (estados) que tenemos, pero cualquier resultado donde no retengamos los cuatro, será un fracaso.

¡Participa con tu opinión!