Verónica Gascón y Ernesto Sarabia
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Un tasa de inflación mayor a la que se esperaba al cierre del 2021 e inicio del 2022 hará más complicada la cuesta de enero para los mexicanos, consideraron especialistas consultados.
Y es que las previsiones indican que la tasa de inflación seguirá alta en los primeros meses del 2022, poco menos de 7 por ciento, aunque también existe el riesgo de que se mantenga en nivel altos por más tiempo.
El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, señaló que hay riesgo de que la inflación, que ahora se debe a factores transitorios, se prolongue más de lo esperado.
«Si todos vemos -consumidores, productores, funcionarios- que la inflación está durando más de los que pensábamos, puede provocar que los productores empiecen a subir precios, que los consumidores empiecen a adelantar compras y haya una demanda que haga la función de una presión inflacionaria, es el riesgo en el que estamos», afirmó en entrevista Carlos Hurtado, director general del CEESP.
Mylen Cano, economista en Jefe de la Coparmex, consideró que se puede complicar más el alza en precios.
«Esto se puede volver más complicado de lo que pensábamos y podemos esperar una cuesta de enero compleja y podremos regresar a lo que decía el Banco de México (inflación de 3 por ciento) hasta final del próximo año», anticipó
Dijo que una tasa de inflación alta es resultado de los retrasos en las cadenas de suministro y el costo de los fletes.
Ayer, el Inegi informó que en los primeros 15 días de noviembre, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo su mayor aumento anual desde la segunda mitad abril de 2001, al subir 7.05 por ciento.
El indicador de inflación no solo resultó mayor a lo estimado por el consenso de Bloomberg de 6.86 por ciento anual, sino que superó por mucho al objetivo del Banco de México (Banxico), de 3 por ciento y un intervalo de variabilidad de más/menos un punto porcentual alrededor de ella.
El subgobernador del Banxico, Jonathan Heath, dijo en un tuit que se observa todavía una clara trayectoria al alza, lo que es preocupante.
Carlos Serrano, economista jefe de BBVA México, previó que la inflación cierre 2021 entre 7.2 y 7.3 por ciento y que baje hasta el segundo trimestre de 2022.
Gabriela Siller, directora de Análisis Económica de Banco Base, estimó una inflación en enero de 6.84 por ciento a tasa anual.
Debido a mayores precios, Cano de Coparmex consideró que el aumento al salario mínimo en 2022 debe estar por lo menos al 7 por ciento o arriba de la inflación para que no se pierda poder adquisitivo, mientras Hurtado dice que no se debe caer en esa solución.