Aguascalientes tendrá un proceso electoral atípico e inédito, ya que es la primera vez que se tendrá una contienda en la que estará en juego un cargo unipersonal, es decir, la ciudadanía tendrá que decidir mediante el voto, quién será el próximo gobernador o gobernadora del estado, que a diferencia de otros espacios políticos de elección, no tiene suplente.
Esto lo dejó en claro el presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral, Luis Fernando Landeros Ortiz, quien resaltó que al darse esta situación, tampoco habrá medidas afirmativas como sucedió en la pasada contienda, en la que se pedía la inclusión de candidatos y candidatas por igual, para garantizar la equidad de género, pero en esta ocasión esto no dependerá del IEE, sino de los propios partidos políticos.
Subrayó que para el caso específico de la elección a gobernador o gobernadora, “no vamos a incluir ese acuerdo al ser un solo cargo”, y explicó que el Consejo General del INE, presentó varias directrices a los partidos políticos a fin de que se garantice la postulación paritaria en los seis estados de la República donde se renovarán los gobiernos estatales, al definir que deberán ser tres candidatas mujeres.
Esto lo dejó de manifiesto en rueda de prensa al término de la sesión extraordinaria en la que fue aprobada la agenda electoral 2021-2022, en la que uno de los acuerdos fue dar por iniciado el proceso este jueves 7 de junio, con un llamado a los partidos políticos para que postulen a su mejor candidato o candidata, y dependerá de ellos también, llamar a la participación de la ciudadanía.
La esperanza que se tiene por parte del IEE es que en la elección de junio de 2022 se alcance al menos la votación que se tuvo este año que fue superior al 50%, pero si bien el Instituto hará la tarea de promoción del voto, el llamado más fuerte tendrá que ser de los partidos y sus postulados, para generar confianza al electorado.
Comentó que para garantizar una contienda transparente y sin riesgos, el año entrante se iniciará el programa de blindaje electoral, mediante el cual se pedirá a las dependencias de los tres niveles de Gobierno que no se hagan uso de recursos públicos, materiales o personales en el periodo de veda, para no vulnerar ningún principio rector en materia electoral.