Se anticipan precios elevados en la canasta básica durante el año 2024 debido a la sequía. Gerardo Salas Díaz, presidente del Consejo Estatal Agroalimentario de Aguascalientes, admitió que la persistente falta de agua seguirá impactando los productos básicos.

Salas destacó la necesidad de una coordinación efectiva más allá de los factores ambientales, para mitigar los efectos adversos en la producción agrícola. Enfatizó la importancia de unificar al sector campesino bajo una visión común, advirtiendo que, de no ser así, el 2024 presentará desafíos significativos en el sector agroalimentario.

Resaltó que la escasez de ciertos alimentos e insumos para la producción agroalimentaria conlleva a la limitada disponibilidad de productos, los cuales, a pesar de ser de menor calidad, alcanzan precios elevados.

Salas mencionó que, aunque las expectativas climáticas indican que el 2024 podría tener mejores precipitaciones que el año anterior, es crucial que las lluvias no sufran retrasos para aliviar la gravedad de la falta de agua en los agostaderos. Concluyó subrayando la importancia de trabajar decididamente para ser más productivos, con un enfoque en ofrecer productos de alta calidad a mercados rentables.

EFECTO DOMINÓ. La carencia de granos afecta indirectamente los precios de la producción de carne, contribuyendo al aumento de costos. La ausencia de lluvias oportuna podría resultar en un año problemático.

“La gente del campo es optimista, tiene fe. Esta virtud nos distingue a quienes trabajamos en esta actividad. Debemos reorganizarnos y alinear las políticas económicas con nuestras necesidades…” Gerardo Salas