A pesar de ser un proyecto integral e interesante denominado “Territorio de Gigantes” que pretendía desarrollarse en 55 hectáreas, en la zona de las torres de alta tensión de la CFE y donde está un ducto sin uso de Pemex, el Instituto de Vivienda Social y Ordenamiento de la Propiedad liquidará este 2022 el Fideicomiso con Banorte al no cumplirse el principal requisito de costo-beneficio.

El director de IVSOP, Gustavo Báez Leos informó que en la actualidad, el costo de este proyecto redundaría en los 1,000 millones de pesos para hacer las obras de quitar las torres de alta tensión, así como el ducto de Pemex, para luego proceder a la obra de construcción de carácter habitacional, comercial y de servicios, porque el objetivo era generar ciudad.

Desde la creación de este proyecto, en tiempos del sexenio de Carlos Lozano de la Torre, “Territorio de Gigantes” fue premiado por su propuesta, pero en la actualidad no existen condiciones para desarrollarlo en el corto o mediano plazo, razón por la cual se disolverá el Fideicomiso con Banorte en donde se han invertido más de 20 millones de pesos, por algo que no se concretará.

Este proyecto se localiza a la altura de Segundo Anillo de Circunvalación oriente, a la altura de la Secretaría de Seguridad Pública estatal hasta casi la XIV zona militar, por el lado de las torres de alta tensión de la CFE, donde muchos de esos predios se encuentran invadidos.

De acuerdo al Fideicomiso con Banorte, “Territorio de Gigantes” se dividiría en 45 predios, empero en la realidad no fue analizado adecuadamente en cuanto al costo beneficio, porque el mover las torres de la CFE, en aquel momento costaba 120 millones de pesos, aparte debería ser movido un ducto de Pemex, y ese terreno afecta el 60% de los espacios para concretar este proyecto.

Incluso, la administración de Martín Orozco Sandoval buscó la manera de concretar este proyecto, pero el costo-beneficio no da, motivo por el cual queda como un mero proyecto, además de que la Federación dejó de otorgar recursos para el desarrollo de este tipo de infraestructura habitacional.

Finalmente mencionó que en este momento se analiza que el regreso legal de estas 55 hectáreas hacia el IVSOP y que no genere nuevamente el pago del impuesto del ISABI, esto una vez que sea liquidado el fideicomiso, porque no sería un proceso de compra-venta.

Así lo dijo:
“Este proyecto quedó muerto en el 2018 cuando llegó el actual Gobierno Federal”, recalcó.
Gustavo Báez. Director IVSOP.

¡Participa con tu opinión!