La secretaria de Servicios Públicos Municipales, Miriam Rodríguez Tiscareño, hizo un llamado a la población para fortalecer la práctica de separación de residuos sólidos, previa a su depósito en contenedores.

Señaló que en este momento en que hay casos confirmados y sospechosos de personas con COVID-19, la mayoría de ellas resguardadas en sus domicilios, cobra especial importancia separar los desechos que puedan ser un riesgo de contagio.

Refirió que desechos de papel sanitario y pañuelos desechables, cubrebocas, servilletas y toallas desechables para manos, entre otros, son potencialmente peligrosos para la comunidad pero muy especialmente para el personal del departamento de Limpia y Aseo Público.

En ese sentido, exhortó a la ciudadanía para que toda basura que se genere en viviendas, negocios y oficinas, sean depositados en bolsas biodegradables bien cerradas y de preferencia con una marca que los identifique como residuos de riesgo.

Esta medida protegerá principalmente a los recuperadores de material reciclable o pepenadores y al personal de Limpia y Aseo Público, por ser ellos quienes tienen contacto directo con los residuos.

La forma sugerida para identificar dicho material será amarrar la bolsa con una cinta, cordón o listón de color rojo y/o ponerle con un plumón una marca X a la bolsa, de tal forma que se distinga fácilmente de las otras bolsas.

Además, se sigue pidiendo a la población respetar el horario establecido para el depósito diario de basura en los contenedores que es de 7 de la noche a 7 de la mañana.