Viridiana Martínez y Amallely Morales
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Poder Judicial cesó en definitiva a dos jueces involucrados en el caso Abril, la mujer asesinada frente a sus dos hijos y cuyo esposo -Juan Carlos García- es el principal sospechoso.
En enero de 2019, Abril Pérez Sagaón denunció a García tras haberla golpeado con un bat. El proceso inició como tentativa de feminicidio, sin embargo, Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio reclasificaron el delito y lo redujeron a violencia familiar y lesiones dolosas.
Este ajuste permitió a Juan Carlos, ex directivo de Amazon y de Elektra, salir de prisión el 3 de noviembre, pese a que ella en la audiencia dijo que temía por su vida. A las tres semanas, el 25 del mismo mes, Abril fue asesinada a tiros en la Alcaldía Coyoacán mientras viajaba en un automóvil con sus hijos y su abogado.
Mosco y Díaz fueron separados mientras se les investigaba administrativamente. A los señalados se les notificó conforme correspondía y se les dio derecho de audiencia, a fin de que presentaran pruebas.
La Comisión de Disciplina Judicial del Consejo de la Judicatura terminó la indagatoria y ayer se informó que la determinación era el cese definitivo al encontrarlos responsables.
“Actuaron sin perspectiva de género”, informó el Poder Judicial.
Horas antes, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, había confirmado la sanción al presentar su informe mensual de los avances de la Alerta por Violencia Contra las Mujeres.
“Si ustedes recuerdan, hubo un feminicidio y, semanas antes, se dejó libre a quien presuntamente era su asesino”, dijo.
La Mandataria recordó que los asesinos materiales están detenidos, aunque todavía queda pendiente capturar a García, principal sospechoso de haber ordenado el feminicidio.
Además de que hay una orden de aprehensión en su contra, es buscado por Interpol.
Para Sheinbaum, los juzgadores pasaron por alto que Abril estaba en riesgo. El Magistrado involucrado en el caso, agregó, tampoco fue ratificado para ejercer un periodo más.
Estas acciones, dijo, sancionan omisiones, pero también envían un mensaje general.
“De que aquí, el Gobierno de la Ciudad, el Poder Judicial y todo lo que tiene que ver con el marco de justicia hacia las mujeres tiene que cumplirse y si no, tiene que sentenciarse.
“Muchas gracias al Poder Judicial de la Ciudad de México y creo que este es un triunfo, al final, del movimiento de las mujeres en la Ciudad de México”, finalizó.
Hace unos días, el mismo Consejo de la Judicatura aceptó la petición de la Fiscalía para reclasificar el delito original y volver a seguirlo como intento de feminicidio.