El recorte de participaciones federales advertido por el gobernador amenaza con dejar en suspenso proyectos de infraestructura pública importante para el estado y reducir la ocupación en el sector de la construcción, reconoció Luis Francisco Romero David.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), expresó sin embargo la confianza del sector en el Gobierno del Estado y su buena gestión, para que la economía de Aguascalientes, su población y sus empresarios no decaigan.

En entrevista, recordó que la actividad del sector de la construcción es un semáforo muy confiable de cómo va la economía de un estado y de un país, por lo que la apuesta para Aguascalientes, que es actualmente la segunda entidad con mayor crecimiento económico, es que prevalezca la dinámica de su industria de la construcción.

Reiteró que hay el voto de confianza de este sector a la gestión gubernamental local, pues aún se espera la liberación de más de mil trescientos millones de pesos para proyectos estratégicos de infraestructura.

“Si la baja se da en la proporción comentada por el mandatario, de al menos 700 millones de pesos menos, la actividad se reducirá y dejará en suspenso proyectos, pero al menos no se verá anulada”.

En ese sentido, Romero David refirió que el escenario en la obra privada es similar, ya que en tanto el Gobierno Federal no defina con precisión cómo será el cierre del sexenio, cuál y de cuánto será la liberación de recursos y cómo iniciará el siguiente sexenio, las decisiones esperan.

De tal forma que la obra privada también ha bajado y aunque podría reactivarse en cualquier momento, lo cierto es que permanece en una tensa calma con proyectos en pausa como son centros comerciales, naves e infraestructura de negocios, en Aguascalientes.

“En su momento, la obra privada será una apuesta válida si se reducen las participaciones y aquí en la entidad hay proyectos de mucha visión que permitirá que el golpe de una reducción de recursos oficiales no sea tan grave”.