La Fiscalía General del Estado acreditó a través de las pruebas necesarias la responsabilidad de Raúl Gerardo Cuadra García, ex secretario de Finanzas, por peculado, cometido en agravio de la administración pública de la entonces Secretaría de Gestión e Innovación y de la Secretaría de Finanzas del Estado, por lo que se le sentenció a una pena privativa de libertad consistente en dos años y tres meses de prisión, que compurgará en las condiciones que la autoridad judicial determine.

De la misma manera, la sentencia detalla que el ex funcionario tendrá que realizar el pago de 81 días de multa a favor del Fondo para la Administración de Justicia del Poder Judicial del Estado, así como la inhabilitación dictada por el Tribunal para desempeñar cualquier cargo público por un año, aunado a la reparación del daño por la cantidad de más de 70 millones 728 mil pesos.

Los hechos quedaron al descubierto en 2011, cuando se detectaron una serie de inconsistencias respecto de los recursos destinados para los ejercicios fiscales 2008 y 2009, en el sentido de que se habían registrado gastos millonarios por concepto de honorarios en materia de asesoría a favor de una empresa.

La representación social dio curso legal a las indagatorias pertinentes, lo que motivó las diligencias necesarias que derivan en la presente sentencia.

De este modo, en 2019 se resolvió la situación jurídica del hoy sentenciado, decretándose en su contra el Auto de Formal Prisión, por la entonces probable comisión de los delitos de Ejercicio Indebido del Servicio Público y Peculado, en agravio de Instituciones de orden estatal. Luego se sometió a procedimiento abreviado ante la Autoridad Jurisdiccional. En abril del 2020, solicitó el cambio de medida cautelar de prisión preventiva, por la medida de resguardo domiciliario, en atención a su edad y estado de salud, con riesgo ante la pandemia de COVID-19, lo que consiguió bajo condiciones estrictas, además del pago de una garantía económica por cuatro millones de pesos, tras lo que obtuvo su inmediata libertad, bajo las condiciones señaladas.

En septiembre de ese mismo año, se estableció que el delito de Ejercicio Indebido del Servicio Público había prescrito, ordenándose que el proceso continuara únicamente por el delito de Peculado, por el que ahora lo sentencian.