CDMX.- Jason Alexander, el ex esposo de Britney Spears, recibió su sentencia tras ser señalado de acoso en grado de delito grave por irrumpir en la boda de la cantante que se celebró en julio.
El hombre que llegó a la boda de la cantante con Sam Asghari «para intentar arruinar la ceremonia» fue arrestado por elementos de la policía del condado de Ventura. Posteriormente se le tramitó una orden de restricción para que no pueda volver a acercarse a la artista.
Según información de Rolling Stone, la ex pareja de la artista aceptó un acuerdo de culpabilidad por el caso de acoso que realizó cuando Spears contrajo matrimonio con Asghari.
El jueves pasado, Alexander compareció ante el tribunal por los cargos de allanamiento agravado y agresión. Debido a que el hombre contaba con más acusaciones en su contra, él optó por aceptar su culpabilidad para ser absuelto de los delitos de acoso y vandalismo.
Como consecuencia, el medio citado reportó que el ex esposo de Britney Spears recibió una condena de 128 días en prisión, sin embargo, por su buen comportamiento, podría pasar menos días en prisión.
Alexander fue esposo de la intérprete de «Toxic» en 2004, pero su matrimonio duró 55 horas.
Mientras tanto, las autoridades de Ventura trasladarán a Jason Alexander a la cárcel del condado de Napa, acción derivada de una orden de arresto por presunto robo. (Staff/Agencia Reforma)