Piden abarroteros sensibilidad por parte de la Comisión Federal de Electricidad con motivo de la contingencia sanitaria por el COVID-19 ante los altos cobros de energía eléctrica y las afectaciones en las ventas, así lo destacó el presidente de la Asociación de Abarroteros y Pequeños Comerciantes, Antonio Hernández Esparza.
Afirmó que la tienda de abarrotes más humilde y que cuenta con dos refrigeradores paga bimestralmente entre 4 mil y 4 mil 500 pesos, sin embargo, hay otros que tienen que pagar más de 20 mil pesos y son quienes cuentan hasta con seis, ocho o hasta 10 refrigeradores. “Es muchísimo dinero y el gremio se las ve muy difícil para poder pagar ya que es estar trabajando nada más para ellos, y sin ninguna consideración, sin ningún ajuste, ahí, pagas o inmediatamente al día siguiente habrá el corte”.
Destacó que derivado de los altos cobros en los recibos de la CFE, hay quien definitivamente tronó su tienda de abarrotes, lo que lo obligó a vender su camioneta y hasta su casa para poder pagarle a la paraestatal.
Hernández Esparza consideró que ante la actual contingencia sanitaria por el coronavirus, el Gobierno debiera ser más sensible con los ciudadanos, sin embargo, no hacen nada para apoyar y mucho menos para condonar impuestos a nivel federal. “El presidente de la República ya dijo que no va a haber descuentos ni apoyos en cuanto a los impuestos, que tenemos que ser justos y razonables con Hacienda y ser buenos ciudadanos y cumplir con nuestras obligaciones porque también ellos van a tener problemas con el problema del coronavirus, entonces al más afectado hay que afectarlo más”.
Asimismo, lamentó la inacción de la Procuraduría Federal del Consumidor ante los abusos en los cobros de la Comisión Federal de Electricidad, tras afirmar que dicha instancia no recibe las quejas en contra de la paraestatal, lo que provoca el enojo de los usuarios. “Se supone que la Profeco está para defender a los consumidores en contra de los abusos, pero no hacen nada en contra de los altos cobros de energía eléctrica”.