MONTERREY, N. L.- Poncho de Nigris ahora es acusado de ratero por unos clientes que aseguran no les reembolsó el dinero que pagaron por rentar un lugar.
Fue el programa Chisme No Like en donde se ventiló que el influencer no devolvió el pago por la renta que varias personas hicieron para usar el salón de fiestas infantiles que abrió en Nuevo León, de nombre Tikitikos Party, el cual cerró hace algunas semanas.
«De enganche te pedían 2 mil pesos, tenía que pagar antes de marzo el total del evento porque si no tu puesto se puede ocupar y resulta que ahí me llegó el anuncio ‘Se cerró el salón, ya no hay evento, esperen reembolso’.
«Rápido me comunico al salón y me dicen ‘Hay que esperar a la fecha que nos de gerencia’, perfecto», dijo.
El afectado empezó a hacer presión en redes sociales y días después, Poncho de Nigris lo bloqueó de Instagram, por lo que decidió alzar la voz. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!