Vicente Flores Hernandez 
Agencia Reforma

CDMX.- Emilio Lozoya Austin denunció que los legisladores que negociaron su voto en favor de la reforma energética era un grupo de extorsionadores, de acuerdo con la denuncia de hechos que el ex director de Pemex presentó ante la FGR.

Según su denuncia, el grupo de senadores integrado por Ernesto Cordero, Francisco Domínguez, Jorge Luis Lavalle, Francisco García Cabeza de Vaca y Salvador Vega, habrían solicitado 50 millones de dólares por su voto aprobatorio de la reforma energética.

“No se trató de una negociación, sino que claramente fue una extorsión ejercida por parte de los legisladores hacia mi persona, con la finalidad de que se aprobaran las reformas estructurales influenciadas por Odebrecht y otras empresas extranjeras.

“El grupo que ejecutaba estas extorsiones era el compuesto por Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez, Salvador Vega y Jorge Luis Lavalle”, señaló.

En la denuncia reveló que dichas reuniones se llevaban a cabo en una oficina ubicada en Marina Nacional 329, Colonia Anzures.

“Las exigencias ascendían, en un primer momento, hasta 50 millones de dólares para dar su voto a favor de la reforma energética.

“La actitud de los panistas en obtener recursos era brutal. Por ejemplo, además de extorsionarme, presionaban y extorsionaba a los grupos gasolineros y diversos contratistas de Pemex.

“Yo no daba crédito al hecho que, cuando salió a los medios de comunicación el escándalo de Odebrecht y se decía que me habían dado dinero, todos los panistas, incluyendo Ricardo Anaya, pedían castigo, cuando ese dinero que se recibió, es decir, el recibido por la continuidad de Etileno XXI, por lo de Tula I y el remanente de lo que dieron durante la campaña fue para tener la disponibilidad de los recursos”, acusa.

En una parte de su denuncia, reveló también cómo se reunió, por instrucción de Luis Videgaray, con Ricardo Anaya para entregarle 6 millones 800 mil pesos.

“En la primera semana de agosto de 2014, el señor Norberto Gallardo, quien es miembro del Estado Mayor y fungía como mi Jefe de Escoltas, entregó el apoyo solicitado a un enlace designado por Anaya directamente en las instalaciones de la Cámara de Diputados, quien responde al nombre de Osiris Hernández”, explicó.

Además reveló que en una gira internacional en Estados Unidos en marzo de 2014, el senador Francisco Domínguez, en estado de ebriedad, le reclamó la falta del pago de los montos pactados.

“Los recursos aportados por Odebrecht sirvieron para cubrir parte de las pretensiones de este grupo. Sin embargo, la extorsión era constante; pedían cita, se presentaban en mi despacho y exigían más dinero y extorsionaban con el argumento de que echarían abajo la reforma energética.

“Recuerdo específicamente los casos de Francisco Cabeza de Vaca, Ricardo Anaya y Francisco Domínguez, cuya actitud era exagerada. De no cumplir con esas expectativas, se podría caer la visión de que había un gran acuerdo nacional. Ante esta situación y considerando que la instrucción del Presidente era sacar adelante la reforma sin pretexto alguno, así como de mantener la imagen de unidad nacional, le solicité a Luis Videgaray Caso una cita formal para tratar este asunto”, señaló.