Laura Elena Rivera Manzanares
El Heraldo

En lo que fue una de las peores semanas en cuanto a contagios y número de decesos por COVID-19, lo que derivó en nuevas disposiciones sanitarias para reforzar la vigilancia en establecimientos como bares, cantinas y antros para el cumplimiento de los protocolos emitidos, ayer se rebasó la barrera de las 7 mil personas portadoras del coronavirus SARS-CoV-2 desde que arribó a la entidad en marzo pasado a la fecha.
De acuerdo al reporte presentado ayer por las autoridades de salud del estado, fueron 68 personas las que resultaron positivas al COVID-19 en las últimas 24 horas y con ellas suman 7 mil 026 en el listado, de las cuales 5 mil 227 han recuperado su salud y se espera que mañana sea actualizado este dato para saber cuántos se han agregado.
De la misma manera, tan sólo en esta semana fueron 50 decesos más provocados por el virus, sumando en lo que va del mes de agosto 168 personas que perdieron la batalla, en la mayoría de los casos en plena edad productiva, pero también con comorbilidades específicas como la diabetes, hipertensión, insuficiencia renal, obesidad e inclusive el tabaquismo. La estadística de fallecidos de abril al 29 de agosto indica 442 decesos.
En cuanto al número de sospechosos en espera de tener el resultado de la prueba PCR que les fue practicada son 285 personas, en tanto que el número de pacientes internados en calidad de graves y muy graves en esta semana, también ha sido preocupante.
Finalmente, de manera extraoficial se ha advertido saturación en la ocupación de camas para pacientes con COVID en el IMSS, el reporte indica que hay internadas 88 personas graves y 45 muy graves tan sólo en este nosocomio; en el caso del Hospital Hidalgo son 9 graves y 40 muy graves, en tanto que en el ISSSTE se trata de 6 pacientes con gravedad y 4 que requieren respirador artificial.