El que Aguascalientes se encuentre en semáforo verde podría ayudar a liberar un poco la tensión de quienes traen alguna predisposición a ciertas enfermedades mentales, las cuales aumentaron con la pandemia hasta en un 40%, destacó el presidente de la Unión Nacional de Organizaciones Sociales para la Prevención del Suicidio, Nefi Jacob Campos Muñoz.

El especialista comentó que mientras Aguascalientes estuvo en semáforo rojo hubo mucha gente más preocupada y más estresada, donde el tema de la economía afectó a muchas familias, los cuales fueron factores desencadenantes e incrementaron significativamente los padecimientos de depresión, ansiedad, irritabilidad e impulsividad hasta en un 40%.

Indicó que algo que también favoreció a este incremento con el semáforo rojo es que los hospitales no podían dar la atención de emergencia, de ahí que los casos de intentos de suicidio tuvieron que postergarse, no se atendieron de manera oportuna y ello llevó a desenlaces fatales.

Por lo anterior, dijo que ahora que la entidad ya se encuentra en semáforo verde al menos aquellas personas cuyo padecimiento no es tan grave y tienen la capacidad de autocontrol puedan salir, convivir, relajarse o buscar algunos medios de convivencia sana que les permitan desahogarse y ayude a reducir de manera significativa las depresiones y ansiedades en este tipo de población y a su vez se pueda disminuir la tentativa de suicidio.

Apuntó que si bien actualmente hay muchos casos de adolescentes con ideas de autoprivarse de la vida, la gran mayoría de los casos se dan en personas entre los 18 y los 36 años que son los de más alto riesgo, al tener una serie de padecimientos y están en la etapa laboral donde se estresan de más, no saben manejar y gestionar sus emociones y aparte hay cierta impulsividad que los lleva a que la idea se lleve a cabo.