Ante la discrepancia entre los gobiernos Federal y Estatal de si Aguascalientes está en semáforo rojo o no, la población debe extremar las medidas de autocuidado y mantener su núcleo familiar blindado para evitar contraer el coronavirus, señaló el ex presidente del Colegio de Medicina Interna y médico infectólogo, Francisco Márquez Díaz.
Reconoció que la situación actual resulta muy difícil para la población, ante la diferencia de criterios que hay entre las autoridades en torno al color del semáforo en la entidad, aunque en su opinión consideró que el estado está en rojo, pero no sólo nuestra entidad sino todo el país en general, luego de que México a nivel mundial ocupa el tercer lugar con mayor mortalidad por COVID en el mundo, “entonces ignorarlo es querer tapar el Sol con un dedo”.
Resaltó que, de acuerdo al portal de la Universidad de John Hopkins en la Escuela de Medicina, México está en el tercer lugar en muertes con más de 59 mil muertes, superado por Brasil con 109 mil y Estados Unidos con 171 mil.
Mientras que, en el número de positivos, México se ubica en el séptimo lugar con 531 mil casos y arriba se encuentran Perú con 549 mil, Sudáfrica tiene 592 mil, Rusia con 935 mil, la India tiene 2 millones, Brasil 3 millones y Estados Unidos 5 millones de contagiados. “La sombra de la pandemia sobre la población es más grande realmente de lo que nuestros números dan y la discrepancia de semáforos que tiene la población, limita acatar el confinamiento y las medidas de cuidado, además de que nuestra principal figura pública no usa cubrebocas, aunque sí se quiere vacunar y antes de quererse vacunar de algo que todavía no tenemos, pues debería ponerse el cubrebocas”.
Por lo anterior, llamó a la población a redoblar los protocolos de seguridad, toda vez que la actividad de la epidemia está presente en la comunidad de Aguascalientes hasta con el 50% de detección en el medio privado de las muestras diagnósticos y es un reflejo del riesgo que se tiene y por lo tanto se debe asumir el cuidado de nuestro entorno y del núcleo familiar para limitar la cadena de transmisión.