Al menos hasta el próximo 5 de septiembre, cuando se actualice el semáforo epidemiológico de la Secretaría de Salud Federal, Aguascalientes deberá de mantener medidas de restricción social más severas, al encontrarse en fase naranja a consecuencia del repunte de casos positivos y fallecidos por COVID-19.
De acuerdo con lo estipulado por la propia autoridad situarse en el segundo indicador más preocupante por la pandemia, conlleva a que los espacios en aforos públicos sea del 30 al 50% como máximo. La operación de actividades esenciales, se tendrá que suspender en un 75%, mientras que en tema de movilidad, también habría menor en zonas comunitarias. Otra de las restricciones a las que se tiene que alinear el estado desde el pasado viernes, es lo referente a la operatividad de actividades no esenciales, las cuales trabajarán a la mitad de lo habitual, el uso de cubrebocas sigue siendo obligatorio en espacios públicos y cerrados.
Finalmente, las medidas que deberán ser respetadas durante los siguientes días en la espera de que el indicador epidemiológico mejore, es lo correspondiente a la saturación hospitalaria, por lo cual el ISSEA, deberá de trabajar en estrategias que se apliquen en caso de que la demanda en los servicios médicos se eleve de manera preocupante.