Una nueva realidad, crisis económica y desempleo, será la herencia inmediata que haya dejado la contingencia sanitaria del COVID-19, que si bien no ha pasado y se sabe que será una situación con la que se tendrá que convivir en adelante, se advierte que habrá que hacer cambios en la forma de trabajar y preparar estrategias para que los daños sean los menos.
Así lo expresó el presidente del Clúster Automotriz de la entidad, Cuitláhuac Pérez Cerros, quien puntualizó que la alerta sanitaria no ha terminado y desde hace unas semanas, al menos en Aguascalientes se inició un proceso de adaptación a la nueva realidad y claro está que no será inmediato que las organizaciones y trabajadores asimilen la nueva realidad y con esto otras reglas en el ambiente laboral y social.
Recordó que el haber detenido toda actividad social y productiva, generó una sensación de incredulidad ante lo vivido, algunos creyeron que se trataba de un sueño o que sería algo temporal, pero al paso de los meses se ha entendido que se tendrá una nueva vida en adelante.
Lo preocupante ahora, son las cifras contundentes de desempleo que se ha generado tan sólo en 3 meses, lo que deriva en una crisis económica que apenas comienza a sentirse en el estado, en el país y que también se refleja en el mundo en general.
Si bien algunos sectores de la población han soportado más tensiones que otros, comentó Pérez Cerros, es menester mencionar que las condiciones no han sido las mismas para todos desde que comenzó la contingencia sanitaria, junto con el cambio de las rutinas diarias pero también se debe reconocer que “cada persona de manera individual lo ha hecho a su modo y posibilidades”.
Por lo pronto, saber que la Secretaría de Salud ha anunciado que Aguascalientes cambiará esta semana de semáforo, del rojo al naranja, permitirá la reactivación en actividades no esenciales, es decir, que un 30% del personal de los diversos giros económicos vuelvan al trabajo, siempre con las debidas medidas sanitarias para evitar la propagación de contagios por coronavirus.
Se debe reconocer, insistió, que cada negocio y cada empresa, están haciendo todo lo necesario para enfrentar los pasivos generados por el paro de labores, tratando de obtener financiamiento para capital de trabajo planeando diferentes esquemas para evitar generar más desempleo, que si bien es complicado, se tiene que actuar para proteger lo más que se pueda a la plantilla de personal.