Benito Jiménez
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El colectivo #SélvameDelTren advirtió a la UNESCO del riesgo que corre el patrimonio cultural subacuático en esa zona de la Riviera Maya con la construcción del Tren Maya, principalmente en su Tramo 5 que se planea de Cancún a Tulum, en Quintana Roo.

La asociación, integrada por activistas ambientales, arqueólogos subacuáticos, buzos de cuevas, espeleólogos, entre otros, entregaron una misiva a la UNESCO en la que alertaron que el proyecto ferroviario atenta contra las cuevas y cenotes del Caribe mexicano, donde subrayan, se ubican los vestigios arqueológicos y paleontológicos más remotos, incluido el origen del hombre en América.

«Lamentablemente este patrimonio está en peligro de desaparecer para siempre, la construcción del Tramo 5 del proyecto denominado Tren Maya pone en riesgo este notable patrimonio natural y cultural de México y de la humanidad al pretender construir las vías del tren que pasara sobre los vestigios y sin contar con el tiempo razonable para una adecuada prospección arqueológica que permita salvaguardar lo que ya se conoce e investigar lo que aún está por descubrirse», anotó el colectivo en la carta.

«Ante el inminente riesgo que corre el patrimonio natural y cultural que se encuentra en esta peculiar y única región geológica y geográfica de la península de Yucatán solicitamos respetuosamente la intervención de la UNESCO de modo que se genere la debida protección legal, que asegure la conservación de este patrimonio así como para fomentar su adecuada investigación, en acuerdo a la Convención y a las buenas prácticas establecidas para la investigación arqueológica», argumentó la asociación.

Para el colectivo la histórica labor qué ha realizado la UNESCO en salvar y rescatar lugares al declararlos patrimonios de la humanidad, sin duda podrá ser aplicada en este caso.

«En lo particular lo sometemos a su consideración independientemente, de la inmediata intervención legal (contra el proyecto)», añadió.

El 31 de mayo, un juez suspendió por tiempo indefinido las obras del Tramo 5 por no contar con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

A pesar de diversos cuestionamientos y tras un análisis de apenas 36 días, el proyecto del Tramo 5 Sur del Tren Maya fue declarado «ambientalmente viable» y obtuvo un aval «condicionado».

La MIA en modalidad regional, que fuera presentada el 17 de mayo por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y publicada un día después en la Gaceta Ecológica, recibió autorización el 20 de junio.

La Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Semarnat otorgó su «visto bueno» en el oficio SGPA/DGIRA/DG03703-22.

Determinó ahí que el proyecto del Tramo 5 Sur es ambientalmente viable y, por lo tanto, resolvió autorizarlo, aunque de manera condicionada.

Sin embargo, se desconocen todavía los términos de la autorización y los condicionamientos específicos.