Adrián Basilio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El uso de cubrebocas se ha vuelto común para correr y hacer ejercicio al aire libre, pero siempre y cuando estas actividades físicas sean moderadas.
Realizar una rutina de alta intensidad o resistencia de cualquier deporte, como por ejemplo correr un maratón, y, además, hacerlo con mascarilla, resulta contraproducente.
Portar uno durante el Maratón de la Ciudad de México el próximo 28 de noviembre será decisión de cada participante que quiera sentirse más protegido para evitar contagiarse de Covid-19, independientemente de que el comité organizador pretenda otorgar una mascarilla conmemorativa al 42K para usarlo en la salida y llegada.
Sin embargo, la directora de Medicina del Deporte de la Dirección del Deporte Universitario de la UNAM, doctora Cristina Rodríguez, advierte sobre el impacto que tiene en la respiración y ventilación el uso de este accesorio mientras se participa en una carrera de larga distancia.
«Si estamos hablando desde el punto de vista sanitario, es recomendable usar cubrebocas y si tienen uno bueno, que tendría que ser estos quirúrgicos, de tricapa, que ya quedó demostrado que son los mejores, está bien.
«Pero, los cubrebocas no permiten una buena ventilación y si voy a correr 42 kilómetros pues seguramente mi rendimiento va a bajar, eso es obvio, porque no puedo ventilar de igual manera, independientemente de que seguro voy a sudar y el cubrebocas se va humedecer y, entonces, ya no va a tener la misma función», explica Rodríguez.
La especialista destaca otro factor importante para que aquellos participantes en el maratón citadina no se sumen a la estadística de personas contagiadas por coronavirus. Aunque hace una recomendación para usar el cubrebocas durante la competencia.
«Estaba viendo que los organizadores están pidiendo pruebas negativas de Covid y qué bueno, pero seguramente no habrá la distancia adecuada de correr a medio metro de otras personas. Entonces yo no podría decir que todos usen o no porque (por un lado) el rendimiento no será el adecuado, pero por cuestiones de sanidad, a lo mejor diría: úselo», expone
«Usarlo, sobre todo si en algún momento el contingente se concentra a la salida, llevarlo en la mano, no sé, podría pensar en traerlo y a lo mejor usarlo en situaciones donde estén aglutinados los deportistas, sería opción», apunta Rodríguez.