Así como el Gobierno Federal se ha preocupado por la consolidación del Servicio de Protección Federal, cuyos elementos se encargarán de contribuir a la seguridad de las instalaciones públicas del país, también debería ocuparse por una estrategia adecuada para atender la demanda de seguridad, pues hay regiones en México que están invadidas por la delincuencia.

Raúl González Alonso, reconoció que es mediante la capacitación permanente del personal policiaco de todos los órdenes como se logra la efectividad en sus operaciones, pero los esfuerzos deben ser mejor enfocados.

Habrá que considerar cuánto personal de seguridad se destinará al cuidado de las instalaciones que ocupan las secretarías y delegaciones federales en el país, y si acaso es necesario enfocar sus conocimientos y preparación a tenerlos como custodios y no a atacar la ola delictiva que no se ha erradicado.

Se tiene conocimiento, dijo, que los elementos formados para ser parte de la SPF además serán parte de los programas de proximidad con los ciudadanos, lo que será de apoyo para el resto de las corporaciones, pero habrá que saber sus verdaderos alcances y que en realidad coadyuven a mejorar la seguridad que se demanda en el país.

González Alonso insistió que las autoridades federales en esta materia, deben tomar en consideración que en el país “de lo que estamos adoleciendo es de elementos policiacos”; en lugar de crear más corporaciones o intenciones, deberían reforzar los esfuerzos que hacen los cadetes comprometidos a participar en las acciones para preservar la paz en el país, como para que los vayan a dejar exclusivamente “de porteros con todo respeto para los elementos”, pues se supone que su preparación es superior al ser egresados de una academia.

No se debe dejar de lado que “estamos en un país convulsionado, donde el tema de la seguridad es de las tres principales preocupaciones ciudadanas y ahora, distraer elementos que podrían sumarse a buscar que la seguridad se aumente en estados y municipios, no es buen augurio”.