El FC Bayern logró por segunda ocasión en la historia ganar la Champions League, la Bundesliga y la DFB Pokal en la misma temporada, hecho que habían logrado en el 2013, siendo el segundo equipo que logra esta hazaña, ya que antes del campeonato del Bayern, el Barcelona era el único que tenía dos tripletes en sus vitrinas.
En el 2013, el Bayern Múnich ganó su primer triplete en su historia, y se unió al selecto grupo que ha logrado esto, junto con Celtic (1967), Ajax (1972), PSV (1988), Manchester United (1999) Barcelona (2009 y 2015) e Inter de Milán (2010).
Los bávaros derrotaron al Borussia Dortmund en la final de la Champions League, ganaron el campeonato de liga, que desde entonces han mantenido esa hegemonía en Alemania, y vencieron al Stuttgart en la final de la DFB Pokal.
Ahora, los del Bayern lograron este hito nuevamente en una temporada que parecía iba a quedar en el olvido, ya que comenzaron muy mal al mando de Niko Kovac; fue en noviembre del año pasado cuando nombraron técnico interino a Hans-Dieter Flick, asistente de Löw en el Mundial del 2014.
Después de buenos resultados, el equipo alemán mantuvo a Flick en el banquillo y desde entonces el Bayern Múnich mostró una mejor versión, bastante parecida a la generación del 2013, soñando con ganar nuevamente la Champions, después de haber estado 7 años sin ganar esta competición.
En julio de este año, los del Bayern lograron levantar la DFB Pokal, derrotando en la final al Bayer Leverkusen por un marcador de 4-2, dejando en el camino a equipos como Eintracht Frankfurt, Schalke 04 y Hoffeinheim.
En la Bundesliga, habían bajado hasta el quinto lugar a principios de año, pero con la llegada de Flick lograron remontar en la liga y ocuparon el primer lugar con el retorno a la actividad después de la pandemia; al final se quedaron con el título al llegar a 82 puntos, con una ventaja de 13 puntos con el segundo lugar.
El día de ayer sellaron su triplete con la Champions League, en una temporada de ensueño al firmar el mejor registro goleador para un equipo, sumando un total de 43 goles en 11 partidos, además de haber ganado la orejona ganando absolutamente todos sus partidos, algo que nunca antes se había visto en Europa.
En fase de grupos vencieron a los equipos de Tottenham, Olympiacos y Estrella Roja, después en octavos de final dejaron fuera al Chelsea con un global de 7-1, en cuartos de final a partido único vencieron al Barcelona con un histórico marcador de 8-2; en semifinales vencieron 3-0 al Olympique de Lyon y finalmente se coronaron ante el PSG con un 1-0.