Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Tras el asesinato del coordinador de la Guardia Nacional en Zacatecas, el General de Brigada José Silvestre Urzúa Padilla, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que mantendrán la decisión de que mandos de las Fuerzas Armadas estén presentes, físicamente, en todos los operativos que se realicen contra la delincuencia.
«Vamos a continuar cumpliendo con nuestra responsabilidad de garantizar la paz, la tranquilidad. Y hay estos riesgos que corren todos los elementos de la seguridad pública en el País, y en este caso los mandos, porque hay la decisión del Secretario de la Defensa y del comandante de la Guardia Nacional de que en todos los operativos sean los mandos superiores los que vayan con los elementos que van a llevar a cabo, ya sea un rescate de alguien que está secuestrado, un cateo, una detención de delincuentes.
«No mandan a la tropa, no mandan a elementos de la Guardia, van también los oficiales», dijo.
En conferencia desde Palacio Nacional, el Mandatario federal acusó involucramiento entre delincuentes y policías municipales de Pinos, Zacatecas.
«Se decidió llevar a cabo un operativo en el municipio de Pinos, Zacatecas, y él fue encabezando este operativo. Participaron otras autoridades, por la demanda ciudadana de secuestros en esa región y de involucramiento también de policías locales, de asociación delictuosa entre delincuencia y policías municipales.
«Entonces, hubo una agresión. Él bajó de la camioneta, le tiraron, lo hirieron, se le llevó al hospital y falleció. Lamentamos mucho este hecho. Le enviamos un abrazo solidario, fraterno, a su esposa y a sus tres hijos. También, resultaron heridos otros elementos, del Ejército, de la Guardia Nacional, de la Fiscalía General de la República, pero afortunadamente no son heridas graves», lamentó.