Luego de que el Banco de México ratificó su política de incentivos hasta finales del próximo mes de febrero de 2021 para estimular la producción y el consumo en el país, el director del CIDE, Alberto Aldape Barrios, aseveró que estas acciones suceden porque desde el Gobierno Federal no hay una política pública para este año ni para el siguiente para alentar a la planta productiva y el empleo.
El titular del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial recalcó que desde sus posibilidades, el Banco de México desde su política monetaria aplica una serie de incentivos para generar apoyos a los emprendedores o micronegocios y de esta manera maximizar la economía nacional, cuyas estrategias son necesarias para generar actividad que permita salir de la crisis vigente.
Esto significa que todavía podrá disminuir un poco la tasa de interés de referencia que actualmente se encuentra a 4.50%, lo cual va en función del control de la inflación, el último reporte inflacionario registró un rebote a causa del cierre de varias empresas o la reducción de sus líneas de producción, lo que provocó que varios bienes suban sus precios.
Indicó que este rebote inflacionario redujo el margen de maniobrabilidad del Banxico, pero si este mes de septiembre se controlan las presiones de los precios, en la próxima reunión de octubre este Banco bajará todavía medio punto su tasa de referencia a un 4%.
Alberto Aldape Barrios sostuvo que la base de la tasa de interés es un 4%, porque debe cuidarse el margen positivo para alentar el ahorro nacional, ya que la inflación se espera al final de 2020 entre un 2.5 y 3%, y la tasa de interés de referencia se quede en un 4%.
“Esto se traduciría en una tasa positiva para los inversionistas y en consecuencia seguiría el país competitivo respecto a otros mercados del mundo”, informó finalmente el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial.