En atención a las recomendaciones que ha emitido la Organización Mundial de la Salud y la Secretaría de Salud tanto de la Federación como estatales, y luego de haber transcurrido una primera suspensión de labores en el Poder Judicial del Estado, que fue del 19 al 31 de marzo, a partir de este día se ampliará el receso obligado por el COVID-19, por dos semanas más.
Esta determinación la tomó el Pleno del Supremo Tribunal de Justicia que ordenó la suspensión de actividades del 1 al 17 de abril, en espera que las condiciones de salud permitan volver a las actividades cotidianas en la fecha prevista.
Esta decisión se tomó con la intención de disminuir el riesgo de propagación del coronavirus, por lo que el Pleno del Supremo Tribunal de Justicia, con fundamento en el artículo 9 y 89 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado y al Reglamento del Supremo Tribunal de Justicia, es que se tomó la determinación de continuar con la suspensión de labores de sus órganos jurisdiccionales y administrativos.
No obstante, se ha garantizado la atención en los juzgados de la materia penal, en donde habrá guardias presenciales para la atención de asuntos urgentes; mientras que en la materia familiar, los juzgados mixtos de Primera Instancia en todos los partidos judiciales y el Juzgado Quinto Familiar, tendrán guardias virtuales. En éstos casos será sólo para la emisión de órdenes de protección.
En ambas materias, se ha autorizado el desahogo de las audiencias que resulten necesarias por la vía remota y en los términos precisados en el acuerdo tomado por el Pleno y que podrá ser revisado por los interesados en el Periódico Oficial del Estado o en página web del Poder Judicial local.