Yanireth Israde González
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Puede presentarse un “coletazo autoritario muy fuerte” si, como es previsible, el partido oficial retrocede significativamente en las próximas elecciones, previno este miércoles el antropólogo Roger Bartra, autor del libro Regreso a la jaula, sobre el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Se puede desencadenar una reacción terrible contra las instituciones democráticas, contra el INE (Instituto Nacional Electoral), sobre todo, y podemos enfrentarnos a una situación ya no de polarización, sino de agudo enfrentamiento brutal para tratar de deslegitimar, incluso de parar el conteo: estoy al respecto bastante pesimista. Temo las patadas de ahogado, que son terriblemente peligrosas”, advirtió durante su participación en el ciclo de diálogos “La ciencia y la cultura como razón de Estado”, coordinado por el antropólogo Bolfy Cottom y al que también asistieron, virtualmente, el poeta David Huerta, el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, el biólogo Antonio Lazcano, el etnólogo Sergio Arroyo, el curador Cuauhtémoc Medina y el cineasta Nicolás Echevarría.

Si ocurre lo contrario y el Gobierno de López Obrador obtiene el Congreso proseguirá la deriva autoritaria, lamentó Bartra, quien consideró que el mandatario ejerce un populismo de derecha, más aún: un retropopulismo, por la regresión o restauración que propone de “lo más podrido” de la política de los años 60 y 70 del siglo pasado.

ACUSAN ACUMULACIÓN DE VACUNAS
Los participantes en la charla ofrecieron ejemplos de populismo, de desesperación y perversidad política del régimen, como la acumulación de vacunas por motivos electorales, relatada por Lazcano.

“Cuando uno hace cuentas de la cantidad de vacunas disponibles, siempre nos queda una cantidad de entre 4 y 6 millones que están almacenadas”, explicó el científico al comparar el número de biológicos que han llegado al País y las que se aplican, según las versiones oficiales.

“En el último mes, las vacunas tienen un faltante de entre 4 y 6 millones que claramente están almacenadas, y aquí viene el dato perverso: en el Instituto de Cardiología, las vacunas que se han estado aplicando durante la última semana caducan a finales de mayo, es decir que las están sacando en el último momento para utilizar las vacunas como una forma de ganar apoyo”.

El diálogo puede consultarse en las redes sociales de “Diálogo, ciencia y cultura”.