Once casos más se agregaron a la lista de positivos de COVID-19 detectados por el sector salud en las últimas 24 horas, aunque también ha sido notoria la reducción del diagnóstico de las pruebas realizadas. Por lo pronto, el informe técnico de ayer dio a conocer 907 pacientes infectados, de los cuales 28 están graves y 10 muy graves, éstos 38 hospitalizados.

Hasta ahora el comportamiento de la enfermedad en la entidad ha permitido que la mayoría de los pacientes hayan sido dados de alta, pues de los 907 confirmados como positivos desde el arribo de la pandemia a la entidad, 840 han enfrentado la enfermedad con síntomas leves y del total van 403 recuperados.

En la actualidad hay 29 graves y 10 muy graves hospitalizados con atención especial, además de los 28 decesos reportados hasta el domingo pasado y hasta ayer había 20 sospechosos, con un total de 5 mil 697 pruebas realizadas, no obstante llama la atención que en los últimos días han sido menos, pues de domingo para ayer lunes el reporte fue sólo de 44 reactivos aplicados, 15 menos que un día anterior.

El llamado hecho por el secretario de Salud del Estado, Miguel Ángel Piza Jiménez, es el reiterado, para que la ciudadanía se mantenga con aislamiento, pues todavía se enfrenta la Fase 3 de la pandemia, de ahí que lo conveniente es que se mantengan en casa mientras sea posible y en caso de ser necesario salir a hacer trámites indispensables o compras básicas, lo hagan con los cuidados debidos.

En cuanto a los nuevos casos, los 11 fueron encontrados en esta capital, el resto de los municipios se mantienen con las cifras de pacientes que ya tenían, y el esfuerzo que se hace es por mantener el bajo nivel de contagios adicionales y el seguimiento a los que han sido detectados con el coronavirus.