Durante mi trayectoria como mercadólogo, he identificado un miedo común por parte del empresariado y también de quienes están emprendiendo, lo he dicho yo y gente experta en el tema… “para poder vender, es necesario saber a quiénes», parece un paso lógico, sin embargo, se cree que nos estaríamos limitando o excluyendo a aquellas personas que no cumplan con un perfil en específico.

El proceso de dividir al público bajo características, comportamientos y/o necesidades para ofrecerles un producto o servicio que les satisfice, se le llama “segmentación”. Y parte del miedo que menciono es debido a una confusión relacionada al clasismo, y no los culpo, hay una línea muy delgada que, si no se distingue en el momento, tu negocio o marca puede meterse en problemas.

Si buscamos la definición de “clasismo”, podemos encontrar un contexto negativo con palabras clave como “prejuicio”, “superioridad” y “desprecio”, y lo que menos busca la mercadotecnia es generar una controversia como tal, al contrario, su enfoque está más apegado a resolver problemas, cada quien busca soluciones a su manera, y eso, teóricamente, no se discrimina.

No es una mentira que la sociedad contiene varias clases sociales, y en algunas ocasiones, la parte fría de las marcas es partir sobre ellas, pero existe un efecto “incluyente” en donde tu investigación de mercados te permite incluir más de dos en tu estrategia de ventas. Puede parecerte un comentario incómodo, pero parte de la diferenciación en marketing es promover la diversidad (¡valga la redundancia!); si alguien se limita, puedes crear los medios para ser más abierto y destacar ante tu competencia.

Cabe recalcar que la segmentación no sólo se enfoca en los recursos económicos, también en la edad, geografía, psicografía, criterio y proceso de compras… indispensables para saber cómo vas a operar y qué vas a ofrecer. Hay variedad en gustos e intereses, e incluso cosas en común al mismo tiempo, por eso se dice que es imposible satisfacer a todo el mundo, debe haber algún sello para que te empiecen a identificar y luego atraer a toda la población.

Si tuviera que brindarte un consejo para perderle el miedo a la segmentación, sería lo siguiente… toma la decisión de posicionarte como una marca que se especializa en cierto sector, tú te darás cuenta cómo es tu entorno, y cuando venga alguien que no cumpla con tus requisitos, pero le interesa lo que ofreces, ábrete a las posibilidades por sentido común y libre de prejuicios.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano