Por FRANCISCO VARGAS M.

El novillero Sebastián Ibelles continúa con su intensa preparación que lleva a cabo de cara a su importante comparecencia que tiene en la Plaza México el próximo día 21 de noviembre, festejo donde alternará con el aguascalentense Héctor Gutiérrez y Julián Garibay, quienes pasaportarán un encierro de la prestigiada ganadería de Marrón, propiedad de José Marrón Cajiga.
El novillero mexiquense, a invitación de los ganaderos de Arroyo Zarco y San Fernando, don Fernando Pérez Salazar y su hijo, Santiago Pérez, disfrutó de dos tardes que resultaron exitosas para la casa ganadera.
En la primera tienta, Sebastián lidió un toro cinqueño al que le pisó los terrenos con firmeza, así como tentó un par de vacas, de las cuales sobresalió una de ellas con nota superior, a la que el torero le hizo una faena de gran calado, misma que dejó sobradamente satisfechos a los criadores.
Después, regresó Ibelles a la ganadería de Arroyo Zarco, tarde en la que el matador Arturo Saldívar estuvo como director de lidia, cuajando faenas destacadas con el ganado que se probó y donde Sebastián tuvo turno.
Posteriormente, el ganadero Salvador Rojas recibió a Ibelles en el tentadero de la dehesa de San Judas Tadeo; ahí lidió un novillo, mismo que, de principio, no dejó ver posibilidades, sin embargo, Ibelles se encargó de mostrarle el camino hasta trazarle una importante faena.
En el inicio de esta semana, el ganadero y amigo José Antonio González Esnaurrizar, propietario de la ganadería La Joya, encaste puro español, ofreció tremendo banquete de bravura para Sebastián, ya que dispuso dos machos y tres hembras para ser examinadas; mostrando Ibelles gran capacidad y solvencia, cerrando de gran manera la tarde con la artística faena que hizo a una de las vacas, misma que fue extraordinaria por su fijeza, calidad y bravura. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)

¡Participa con tu opinión!