En entrevista radiofónica, el gobernador Martín Orozco dejó entrever que puede haber un aumento a la tarifa de transporte urbano, al citar que los camioneros enfrentan problemas de liquidez debido a la emergencia sanitaria que disminuyó considerablemente el número de pasajeros y a un mayor costo de refacciones y del combustible, entre otras cuestiones que, dijo, aquejan a este gremio.

Aunque eludió hablar que se “cocina” el incremento, sí mencionó que existen condiciones adversas en las finanzas de los concesionarios, lo que en palabras llanas significa que está en vías de concretarse la autorización, que podría ser en el curso de los dos próximos meses o durante diciembre.

Aunque el servicio de los urbanos tiene demasiados pendientes, existe la convicción a nivel gubernamental que podrán ser subsanados todos los problemas antes de que concluya el sexenio, lo que sin duda es un gran reto, teniendo en cuenta que la empresa mayoritaria foránea no acaba de aterrizar su propósito de asentarse aquí y al mismo tiempo los transportistas desplazados mantienen la demanda en los tribunales, por lo que no está dicha la última palabra.

Los usuarios por su parte exigen una atención de primera, tal como se prometió hace cinco años, lo cual está lejos de lograrse, en parte como consecuencia de los pleitos que mantiene la Dirección de Movilidad con los concesionarios que fueron obligados a parar sus unidades, por lo que varias rutas quedaron con un mínimo de autobuses en servicio, generándose mayor tardanza en el arribo a los panderos y los que llegan van atiborrados, algo lo que le pasa de noche a las “guardias sanitarias”, dedicados exclusivamente a multar y clausurar a negocios de entretenimiento y tiendas comerciales, por supuestamente no observar la sana distancia entre la clientela o que alguien no porte el cubrebocas.

En ese marco se pretende darle mejores condiciones económicas a los concesionarios, mediante el alza a la tarifa, cobro que se ubicaría entre 11 y 12 pesos (conforme a lo que está planteado desde hace tiempo), lo que si fuera un actividad de nivel superior podría ser aceptado por los usuarios, pero no en las condiciones actuales y tampoco con pactos de que más adelante habrá una mejoría.

Desde mediados del siglo pasado la autoridad se ha comprometido a que el traslado de usuarios en la ciudad capital sea sobresaliente, lo que se repite cada vez que autoriza el aumento a la tarifa, incluso han hecho la chuscada de reunirse para formalizar el convenio, pero nunca se ha cumplido ni siquiera la mitad de lo acordado, por lo que antes de ver por el bienestar de los dueños de las vehículos debe hacerlo por las casi 300 mil personas que utilizan este medio.

SALARIO DE GARANTÍA

Los propietarios de camiones urbanos que fueron obligados a suspender actividades recurrieron ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) para solicitar el salario de garantía, con lo que protegen una parte del ingreso de los choferes, que son los menos culpables de la confrontación que sostienen con la autoridad gubernamental.

Aunque la ley establece que el salario es irrenunciable existen situaciones excepcionales para conservar la plantilla y una de ellas es esta, por lo que los socios de la Línea Express recurrieron a esa figura, tras de que los recursos con los que contaban prácticamente se han agotado.

Llevan casi cinco semanas sin trabajar y de ellos dependen 80 operadores, quienes estuvieron recibiendo su sueldo íntegro, pero al terminarse el dinero la única opción fue pedir la aplicación del salario de garantía, que en materia laboral es la preferencia crediticia otorgada legalmente al salario en relación con los créditos de otros acreedores, esto es, que “los créditos salariales gozarán de preferencia sobre cualquier otro crédito”; esta situación se contempló en la Constitución de 1917 al considerar que en caso de que el empleador quedara insolvente, antes de pagar cualquier otro tipo de crédito se vele por los derechos económicos del trabajador.

Juan Raúl Vela, miembro del Consejo de Administración de la Línea Express, mencionó que los recursos de que disponían se han agotado y no tienen posibilidades de obtenerlos por otra vía, ya que los camiones fueron dejaron fuera de servicio por la dirección de movilidad.

Se consideró que el problema se solucionaría en poco tiempo, por lo que los operadores han cumplido su jornada sin salir a trabajar y el compromiso fue que se les pagaría el salario íntegro, pero al no haber visos de arreglo no ha quedado otra opción que recurrir al salario de garantía, lo que significa que ya no recibirán el 100% de su ingreso, lo que ha traído consigo que algunos choferes busquen colocarse en otra empresa y otros pidan su finiquito.

En tanto, están a la espera de que la Sala Administrativa del Poder Judicial del Estado resuelva a su favor la demanda y puedan reanudar labores, en que cabe la opción de llegar a un arreglo con la compañía foránea o que sigan laborando como Línea Express en las rutas que tenían asignadas.

Está claro que el transporte colectivo urbano debe mejorar 100%, pero no debe hacerse a costa de eliminar la competencia, porque entonces se caería en un monopolio, que según la autoridad es lo que ha tratado de combatir y que sin embargo lleva visos a que se repita la historia, aunque ahora con capital foráneo.

ES LO QUE HACE FALTA

El anuncio que hizo el Colegio de Ingenieros Civiles de Aguascalientes, de que llevarán a cabo aquí, del 21 al 23 de octubre la Quinta Reunión Regional “Turismo, Sistema de Transporte y Sustentabilidad”, es justamente lo que hace falta para que el sector turístico tenga una mayor presencia. Esta entidad carece de playas y de otros atractivos, como monumentos coloniales y construcciones prehispánicas, pero en cambio cuenta con un buen clima y un vínculo carretero y por avión a cualquier parte de la República y conexiones a otras partes del mundo. Aunque se desconoce cuántas personas asistan, de cualquier manera habrá oportunidades para hoteles y restaurantes, que necesitan de este tipo de eventos para elevar su presencia en la vida económica, laboral y social de la ciudad y el estado, por lo que sin duda es bienvenida esta reunión. El presidente de la agrupación local, Filemón Medina Silva, informó que se recibirán las propuestas que contribuyan a resolver las problemáticas de la ingeniería civil a nivel nacional, y uno de los temas es en relación con el agua, que tiene vital importancia para Aguascalientes debido a que el líquido debe ser extraído a mayores profundidades. Cada uno de los asuntos que se traten se integrará a una carpeta para presentarlos en el Tercer Congreso Nacional de Ingeniería Civil y que sean analizados por profesionales, de lo que se desprendan propuestas aplicables a cada estado, según el contenido de que se trate. Los planteamientos de solución serán con estricto apego a los aspectos técnicos, que pueden servir como guía a los gobiernos estatales y municipales para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos y el cuidado de los recursos naturales, como es el caso local.