El Congreso del Estado sigue sin rendir cuentas a un ciudadano que ha buscado por distintas vías, como es de transparencia y directa a la Legislatura actual, conocer el destino de recursos públicos marcados como gastos de gestión social, pero que no se le ha especificado el destino de los mismos.

Alejandro Medina Aguilera, estudiante de la carrera de Derecho de la UAA, recientemente se fue por la vía legal y ganó un recurso de revisión en contra del Congreso del Estado, y la instrucción fue para que los diputados informaran acerca del uso de esos recursos públicos, si bien hubo intento de ello, la claridad no fue la suficiente, pues no se le entregaron cuentas claras.

Medina Aguilera reconoció que por parte del Congreso del Estado se mostró aparente voluntad de cumplir con lo que la autoridad judicial instruyó, pero la información “fue tan deficiente y tan dudosa que da pie a una duda bastante razonable en cuanto a la veracidad de la misma”.

Refirió que lo que le proporcionaron no contiene comprobación de la existencia de los supuestos beneficiarios, ni si acaso recibieron realmente lo que se dice que se les entregó, pues se indican conceptos muy vagos denominados como “evento, apoyo, comida”, pero no dice para quiénes, para cuántos, dónde y cuándo fue, y mucho menos el motivo.

El aspirante a abogado enfatizó que esto hace suponer que la información sea falsa o inventada, “con qué motivos, eso lo desconozco, pero pudiera ser el caso de la desaparición ilegal de esos recursos públicos por parte de los diputados y diputadas del Congreso de Aguascalientes”.

Por esta causa es que se pidió la intervención del Instituto de Transparencia del Estado, que a su vez, pidió que el asunto sea turnado a la autoridad correspondiente, que pudieran ser, explicó el estudiante de la UAA, las contralorías o hasta la Fiscalía Anticorrupción, para que se investigue el caso y se sancione a los involucrados, lo cual puede ser desde multa económica o inhabilitación del servicio público.

El tema ahora es que varios de los diputados de la legislatura actual, que es a quienes se pidió cuentas claras, ahora están de licencia en busca de la reelección u otro puesto público, por lo que de ser el caso y seguir con la opacidad, lo que se lograría es que no lleguen a ocupar un espacio inmerecido, por la falta de transparencia en el manejo de recursos públicos.