CDMX.- Lo mejor que le pudo pasar a Plácido López en Una Familia de Diez es que un desafortunado momento lo llevara a Acapulco, y ahí es donde tenía que llegar el sitcom para grabar y darle más cartel a su intérprete, Jorge Ortiz de Pinedo.
Como el actor de 74 años lleva radicando casi tres años en el puerto guerrerense, debido a su enfermedad pulmonar crónica, sus hijos, Pedro y Jorge, le dieron un giro al programa para que su padre continuara en la historia sin mayor complicación que hacer escenas en la playa.
«Mis hijos (productor y escritor) me dieron esta oportunidad de estar un poco más de tiempo, en Acapulco. No me conviene estar en Ciudad de México por mi enfermedad crónica, y aquí he logrado hacerlo muy bien», dijo el actor, realizador y escritor en enlace telefónico desde su casa.
Tras superar el cáncer de pulmón izquierdo, por el que le fue extraído el lóbulo completo, y luego del diagnóstico de EPOC (enfermedad pulmonar crónica), el otrora Cándido Pérez se mudó con su mujer y sus perros a Acapulco, y desde allá continúa supervisando proyectos.
La familia Ortiz de Pinedo está a cargo de la octava y novena temporada de Una Familia de Diez, y que ya va en su tercer episodio al aire, así como del spin-off ¿Tú Crees? Enredos de Diez, además de Renta Congelada.
«Estoy muy orgulloso de decir que (Una Familia de Diez) es el programa más visto porque no sólo sale en (Las Estrellas), sino en las plataformas que tiene la compañía, como Televisa Univisión, Distrito Comedia, Vix». (Juan Carlos García/Agencia Reforma)