Rolando Chacón
Agencia Reforma

SALTILLO, Coahuila.- El Gobernador de Coahuila, el priista Miguel Riquelme, dejó ayer la zona de la tragedia minera en Sabinas para dar el banderazo de la carrera «Coahuila 1000 Desert Rally 2022», que recorrerá de sur a norte y de este a oeste el Estado.
Aunque el tricolor aseguró que estaba al tanto de los trabajos de rescate, la decisión generó molestia entre los familiares de los 10 mineros atrapados y entre usuarios de redes sociales.
«Ante la situación en la mina de carbón», dijo el Gobernador, «estaré al pendiente y revisaré los trabajos de rescate de las personas atrapadas, así como del apoyo irrestricto a sus familiares y al personal que se encuentra en dichas labores, por lo que sólo realizaré el banderazo de salida».
Sin embargo, el Mandatario también subió a uno de los vehículos de carreras, lo que también hicieron otros funcionarios, como el ex Alcalde de Saltillo y hoy Secretario de Inclusión y Desarrollo Social estatal, Manolo Jiménez.
«Las familias de #mineros están a la espera de terribles noticias», tuiteó una usuaria. «Durante este día (ayer) no han tenido informes de cómo va el rescate en pozo de carbón, pero @mrikelme se toma el día y disfruta, junto con @manolojim, de #Coahuila1000».