Un golpe letal a los bolsillos de las familias representarán los incrementos paulatinos a las tarifas de la luz a partir de este mes de abril que podrían alcanzar hasta el 33% anual según lo anunciado por la Comisión Federal de Electricidad, de ahí que los usuarios tienen el derecho de exigir un buen servicio, pero no a costa de este tipo de aumentos, así lo estableció el presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas de Aguascalientes, Eduardo Llamas Esparza.

El especialista comentó que a pesar de que el presidente López Obrador afirmó que no habría aumentos en la energía eléctrica por el hecho de que quería que se aplicara su llamada Contrarreforma Energética, ahora salió con que sí habrá incrementos a partir de este mes de abril, lo cual afectará muchísimo a los bolsillos de la gente con alzas paulatinas que irán desde un 3.5%, 2.5% y 1.5% que no sólo pegará a los usuarios domésticos, sino también a las grandes empresas, lo cual representará un desfalco enorme.

Recordó que esto también es a consecuencia de las afectaciones que se tuvieron meses atrás con el cierre de los ductos del gas natural en Texas, Estados Unidos, tras señalar que un 70% de la generación de electricidad en el país se hace mediante dicho combustible, “y si el gas aumenta, el Gobierno Federal por más que ha querido soportar los aumentos no puede, entonces seguramente va a dejar boquetes muy grandes a las arcas del Gobierno Federal, que a fin de cuentas los pagamos los usuarios”.

Comentó que lo más grave e importante de todo esto es que la autoridad federal no retome el Decreto emitido tras la pandemia de no cobrar la tarifa real por consumos arriba de los 500 kilowatts hora a los usuarios domésticos o mejor conocida como Tarifa DAC (Doméstica de Alto Consumo), derivado de que la mayoría de la población realiza Home Office y que los estudiantes se encuentran haciendo tareas y trabajos desde casa, lo cual ha incrementado en los consumos hasta en un 30%. “Hay casos de consumos arriba de los 500 kilowatts en muchos hogares y de eliminarse o cancelarse dicho decreto, en lugar de pagar por 600 kilowatts hasta mil pesos, se va a pagar alrededor de 2 mil 500 a 3 mil pesos, ahí va a estar lo grave”.

Por lo anterior, Llamas Esparza consideró que persiste el mal desempeño de la Comisión Federal de Electricidad, luego de que en varias partes del país persisten los apagones, por lo que ellos como vendedores de energía y como cualquier producto, al ser el público usuario de dicha paraestatal, tenemos el derecho de pedir un buen servicio. “Esperemos que lo den pero no a través de aumentos que afecten al bolsillo del consumidor”.