CDMX.- Ricky Martin dice, tajantemente, que sí, apoya el paro nacional de mujeres para el 9 de marzo convocado por #UnDíaSinNosotras para protestar contra los feminicidios y la violencia contra las mujeres.
“¿Qué haría México, qué haría Latinoamérica, el mundo, sin mujeres?”, cuestiona del otro lado del auricular. “Estoy con ellas. Aplaudo a la mujer mexicana, aplaudo a la mujer latinoamericana. Son quienes mantienen el hogar y salen a trabajar”.
Intrigado por conocer más detalles de la ola feminista mexicana, el cantante boricua pregunta sobre algún símbolo del paro y se le menciona el morado.
“Quiero unirme al movimiento. ¡El color morado! Estoy tomando nota. Algo creativo haré al respecto”, promete.
“Basta ya del cinismo, basta ya de la poca vergüenza. Me uno al llamado de las mujeres. Estoy con ellas”, agrega.
El cantante fue uno de los rostros más visibles de las protestas multitudinarias que en 2019, en San Juan, lograron tumbar al Gobernador Ricardo Roselló por casos de corrupción, racismo y homofobia.
De 48 años, el activista por los derechos humanos grita que, ante las injusticias, lo que menos sirve a las causas es el silencio y la inacción.
“A todos los que leen esto: Si ven algún tipo de injusticia, no te quedes callado. Utiliza tus redes sociales, así tengas 10 seguidores o 20 mil. Habla de estos temas. Tú tienes el poder, el activismo en tus manos”.
Lo suyo, menciona, no es nuevo. En 1984, cuando formaba parte de la boyband Menudo, ya era Embajador de la Buena Voluntad de la Unicef.
De adolescente, recuerda, se metió a las favelas de Brasil, y años más tarde, a los barrios marginales de India, para apoyar a chicos en condiciones de miseria o combatir la trata de personas, respectivamente.
Atesora su vida
Padre de cuatro hijos y casado con el artista sirio Jwan Yosef, Ricky considera estar en su mejor momento, tanto como artista como persona.
Admite sufrir caídas, con coraje, miedo e incertidumbre, pero su filosofía es cultivar el agradecimiento y valorar el presente.
“Tengo el apoyo del público, salud, inspiración, la musa sigue ahí. No me puedo quejar. Soy muy afortunado. Eso sí, he trabajado como un perro. Salí de mi casa a los 12 años y lo único que hice fue trabajar.
“Estoy en un buen lugar, con ganas de hacer muchas cosas. Con mis hijos y esposo, es un reto. Ellos me exigen. ¡Mis hijos me critican! Me dicen: ‘Papá, nos gustó más el concierto de anoche que el de hoy'”. (Mario Abner Colina/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“No nos queda de otra. Cada vez es más obvio que tenemos que levantarnos y exigir a los líderes que hagan lo que tienen que hacer”.
Ricky Martin, cantante