Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La titular de la delegación del IMSS en Hidalgo, Claudia Díaz, reiteró que la compra de ventiladores a la empresa del hijo de Manuel Bartlett, director de la CFE, se ajustó a los requerimientos de la licitación en cuanto a tiempo de entrega, disposición y precio.

En conferencia de prensa, afirmó que en tiempos de epidemia no se trata de ahorrar, sino de salvar vidas.

“Como médico, que he estado en la primera línea, ahí en la trinchera donde se lleva a cabo la atención de los pacientes, los pacientes críticos, lo importante es contar con el equipo médico necesario que hace la diferencia entre la vida y la muerte”, dijo.

“Por ello no se trata de una situación de ahorro o de economía, sino de salvar vidas, esa es la misión más importante que tiene el IMSS en este momento”.

El 17 de abril, el IMSS en Hidalgo pagó 31 millones de pesos por 20 ventiladores respiratorios a la empresa Cyber Robotics Solutions, propiedad de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo de Manuel Bartlett.

Cada equipo fue vendido en un millón 550 mil pesos, que es el precio más alto desde que se declaró la emergencia sanitaria por Covid-19, según una revisión de contratos públicos realizada por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

El contrato a Cyber Robotics fue asignado el 17 de abril por el IMSS y ese mismo día la delegación del Instituto en Hidalgo pagó 880 mil pesos a otro proveedor llamado Conduit Life, por un ventilador de similares características, pero importado de Eslovaquia.

No obstante, la titular de la delegación del Instituto en esa entidad añadió que la compra se ajustó además a la emergencia hospitalaria por el Covid-19.

Entre el 14 y 15 de abril, expuso Díaz en conferencia de prensa, realizó el estudio de mercado y recibió las propuestas de las empresas que se inscribieron vía Compranet.

“Una vez que se hizo este estudio de mercado, una vez analizadas las cotizaciones y tomando en cuenta que los precios no los establece el IMSS, en este momento ante la emergencia, se hace difícil por la demanda que se tiene como equipo de soporte de vida, determina el rango de costos altos y bajos y se solicitó el oficio de liberación de inversión para la compra de los mismos”, expuso.

Indicó que para el 16 de abril se realizaron las invitaciones para participar en la licitación a aquellos proveedores que manifestaron tener la entrega inmediata.

Expuso que la empresa del hijo de Manuel Bartlett, junto con al menos otras cuatro compañías, mostraron tener la disponibilidad inmediata, así como las características que se habían solicitado de los ventiladores.

“Estas empresas fueron las que garantizaban de acuerdo a las características que especifiqué de disponibilidad, entrega inmediata, con las características técnicas que tenían a bien demostrarlo el día 17 de abril a las 17 horas se recibieron las propuestas mediante la plataforma Compranet”, detalló.

“Quiero recalcar que este procedimiento fue en todo momento legal y transparente y que se lleva a cabo en este momento y en otros momentos en el que se requiere realizar procesos de compra, de acuerdo a las necesidades de atención médica dentro del IMSS”.

De acuerdo con la funcionaria, la compra estuvo vigilada por el Órgano Interno de Control.

No obstante, reconoció que aunque no es un procedimiento regular del Instituto, en este caso sí autorizó un pago por adelantado y no detalló qué definió la compra a la empresa del hijo de Bartlett.

“Quiero recalcar que por tratarse de una emergencia nacional, donde lo importante es salvar vidas, fue que se organizó este procedimiento de compra local a las empresas que ofrecieron la entrega inmediata, que contaban con las características señaladas y sobre todo con la existencia del equipo médico”.