Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Debido a la crisis económica por el Covid-19, la pobreza extrema del País pasará de 7 a 13 por ciento de la población, con lo que se sumarán 7 millones de personas al mayor grado de marginación, según la encuesta EnCovid19 de la Universidad Iberoamericana.

Esta estimación fue presentada durante el seminario “Impacto de la Pandemia en la Sociedad”, organizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

“Vamos a tener que la pobreza extrema aumenta a 13 por ciento, es decir 7 millones de personas más en pobreza extrema.

“La pobreza moderada aumenta 38 por ciento, casi 2.8 millones de personas más en pobreza moderada; los vulnerables por ingreso aumentan de 7 a 11 por ciento, 4.4 millones de personas más”, dijo Graciela Teruel, responsable de la encuesta.

Los estimados se derivan de encuestas realizadas a la población mexicana donde las personas más pobres han sido las más afectadas durante la pandemia.

Según la EnCovid19, la desocupación laboral llegó hasta 15.5 por ciento en mayo, superior al 4.7 que reporta el Inegi, debido a la definición más amplia que engloba a las personas que perdieron su empleo y que no pueden buscar trabajo. Esta medición bajó a 7.1 por ciento en diciembre.

Asimismo, el porcentaje de los hogares que reportaron una reducción en su ingreso respecto a febrero de 2020 llegó a 69 por ciento en mayo y cerró el año pasado en 58 por ciento.

El impacto fue mayor en los sectores económicos más pobres. Mientras que el 55 por ciento de los hogares más ricos reportaron una caída de sus ingresos en mayo, el 73 por ciento de los hogares más pobres reportaron reducciones, según la encuesta.

“El impacto de la crisis ha sido muy grave afectando a la población en general, pero en particular a los más pobres. Esto sin duda tendrá efectos importantes en la pobreza, arrastrando a gente que no se encontraba en pobreza a los estadios de pobreza”, explicó Teruel.

En el mismo seminario, Santiago Levy, investigador del Instituto Brookings, destacó que la falta de seguridad social fue la principal causa del gran impacto de la pandemia sobre la población.

Explicó que el grado de informalidad de la población limita su acceso a la seguridad social, por lo que es prioritario impulsar medidas de formalización.

Asimismo, destacó que México tenía y tiene espacio fiscal suficiente para realizar apoyos para atenuar el impacto en la pobreza y desempleo de los mexicanos.