Las vacantes para ocupar las magistraturas en el Poder Judicial del Estado cuya convocatoria será publicada por el Consejo de la Judicatura Estatal a la brevedad posible, precisa requisitos indispensables estipulados en la propia Constitución Política del Estado. Actualmente, el Poder Judicial cuenta con tres vacantes, dos magistraturas en el Supremo Tribunal y una más en la Sala Administrativa, respectivamente.

De acuerdo con lo consultado por El Heraldo, los jueces interesados en participar en la convocatoria deben tener nacionalidad mexicana por nacimiento o con residencia en él no menor de tres años inmediatamente anteriores a la fecha de la designación. De la misma manera, uno de los requisitos indispensables es poseer el título de Licenciado en Derecho con una antigüedad mínima de diez años el día de la designación; tener cuando menos 35 años cumplidos y no pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro de ningún culto.

El Artículo 53, en su numeral número V reformado en 2014 y vigente hasta la fecha, establece que los interesados no deben de haber tenido cargo de secretario o su equivalente en el Poder Ejecutivo del Estado, fiscal general del Estado, diputado federal o local, ni dirigente de algún partido político durante el año previo a la designación.

De acuerdo con el Artículo 54, estipula que los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia del Estado y la Sala Administrativa, se elegirán a través del Consejo de la Judicatura Estatal, el cual es encabezado por el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado; siguiendo el procedimiento de selección que su propia Ley establezca. Se detalla que se propondrán cinco candidatos por cada vacante, expedientes que serán remitidos posteriormente al titular del Ejecutivo del Estado, quien de entre ellos formulará una terna por cada magistratura.

Posteriormente, la lista con los tres finalistas pasará a manos de los diputados locales, quienes someterán a votación en su momento, siendo aquel aspirante quien ocupe la mayoría de los votos económicos quien finalmente sea designado.