Sineli Santos
Agencia Reforma

CDMX. – Sergio Pérez tiene en sus manos la posibilidad de regresar al podio en el Gran Premio de Austria.
Aunque el balance del RB20 parece estar en el punto exacto, el mexicano tuvo algunos problemas en el Shootout de la Sprint Race, como el bloqueo en la pista con el Alpine de Esteban Ocon, que lo mandó hasta la séptima posición de la parrilla de salida de la carrera, obligándolo a remontar lugares.
«Creo que teníamos un ritmo prometedor, desafortunadamente no lo pudimos mostrar, especialmente en esa Q3 con Esteban (Ocon) delante. Un desastre, creo que teníamos un buen ritmo para haber estado en la pelea y espero recuperarme.
«No sé qué estaba haciendo que dejó un espacio muy grande y al final estábamos en el límite, con un segundo o algo así de diferencia, e hice mi vuelta a 2 décimas de Esteban porque no podía ir más rápido o me lo llevaba», comentó el tapatío.
Son pocos los puntos que ofrece la carrera corta -máximo de 8 unidades-, pero el mexicano tiene la oportunidad de revertir la situación en la Qualy de hoy, que determinará la parrilla de la carrera principal de mañana, la más importante del fin de semana.
«Estamos en una buena situación, el coche está trabajando bien y creo que tenemos un buen ritmo. Seguro que lo sé (lo importante que es recuperar la confianza). Ya deberíamos habernos unido, pero debido a factores incontrolables, no estamos donde deberíamos estar. Confío plenamente en que mejorará», señaló.
Hace un año, en la casa de Red Bull fue donde Checo venció a los fantasmas de los malos resultados que veía arrastrando.