José de Jesús López de Lara

Un hombre estuvo a punto de ser ejecutado en el municipio de Calvillo, luego de sufrir un “levantón” por parte de supuestos integrantes del CJNG y quienes querían obligarlo a vender droga para ellos.
Fue a las 08:50 horas del lunes cuando, en el número de emergencias 911, se recibió un reporte donde se informaba que en el Hospital General de Calvillo había ingresado un paciente que había resultado herido a balazos.
Acudieron a ese nosocomio los policías preventivos de Calvillo y policías estatales, además de una patrulla de militares del Grupo de Infantería Motorizado adscritos a la 14a. Zona Militar, elementos de la Guardia Nacional y agentes del Grupo Exterior “Calvillo” de la Policía de Investigación.
Personal médico reportó que el lesionado identificado como Cruz, alias “El Cartero”, de 43 años, con domicilio en la colonia Ejidal, municipio de Calvillo, presentaba una herida en la cabeza que fue producto de un “cachazo”, además de un rozón de bala en un brazo.
Durante el interrogatorio al que fue sometido por policías de investigación, Cruz comentó que el domingo a las 18:00 horas, se encontraba en su domicilio ubicado en la calle Pedro Velasco, cuando ingresaron por la fuerza tres sujetos desconocidos.
Luego de ser amagado con una pistola, por la fuerza lo subieron a un vehículo Nissan Tsuru, color gris, donde lo amarraron de las manos y le cubrieron los ojos.
Posteriormente, lo pasearon durante varias horas por diferentes zonas del municipio de Calvillo, lapso en el cual lo golpearon, además de que mencionaron ser integrantes del CJNG y querían obligarlo a vender droga para ellos.
Fue hasta las 01:00 de la madrugada del lunes que lo llevaron hasta una terracería que se ubica en un lugar conocido como “Arroyo de los Caballos”, donde uno de los sujetos lo amagó con una pistola tipo revólver que le colocó en la cabeza.
Al ver que su vida estaba en peligro, comenzó a forcejear y en determinado momento sintió un golpe en el cráneo que le fue provocado con la cacha de la pistola.
A pesar de ello, siguió resistiéndose y con una piedra golpeó en el rostro a su agresor, para después tratar de escapar corriendo hacia el monte. Señaló que en ese momento escuchó que le dispararon y luego se sintió herido en un brazo.
Agregó que al percatarse que sangraba de la cabeza, decidió permanecer oculto en el monte hasta que amaneció y, posteriormente, por sus propios medios se trasladó al Hospital General de Calvillo para recibir atención médica.
Cabe destacar que una patrulla de la Guardia Nacional y una unidad del Ejército Mexicano permanecieron custodiando el nosocomio, hasta que el herido recibió la alta médica y fue trasladado a la Fiscalía General del Estado para continuar con las investigaciones.