Los tripulantes de dos automóviles están vivos de milagro tras un brutal accidente en el que uno de los conductores, bajo los efectos del alcohol, ignoró la luz roja de un semáforo.
El accidente ocurrió el domingo a las 4:00 de la mañana en la avenida Convención Poniente, en la esquina con la calle Talamantes, en la colonia San Marcos. Al lugar acudieron policías preventivos del destacamento «Pocitos» en la unidad AG391A2, policías viales, la unidad UE-15 de los Bomberos Municipales de Aguascalientes, las ambulancias ECO-448 y ECO-449 del ISSEA, y la Unidad de Rescate Urbano de la Cruz Roja.
El reporte a los servicios de emergencia informaba sobre un choque desigual entre una motocicleta y un automóvil, y mencionaba que había varias personas lesionadas.
Al llegar al lugar, encontraron un automóvil Honda Civic color gris con placas de San Luis Potosí, cuyo frente estaba completamente destrozado. El conductor, identificado como Ignacio Fernando, de 23 años, resultó lesionado y, tras ser atendido por los paramédicos de la Cruz Roja, fue detenido y trasladado a la Dirección de Juzgados Cívicos Municipales, en el Complejo de la SSPM, debido a que estaba bajo los efectos del alcohol.
Se determinó que el vehículo, en el que también viajaban tres mujeres que salieron ilesas, se desplazaba por la avenida Convención Poniente de sur a norte, y al llegar al cruce con la calle Talamantes, ignoró la luz roja del semáforo.
Como resultado, el automóvil chocó brutalmente contra el costado delantero derecho de un Renault Kwid, color azul marino y con placas de Aguascalientes, que circulaba por la calle Talamantes de oeste a este. El impacto fue tan fuerte que el Renault fue arrastrado aproximadamente 55 metros, dejando herido al conductor, César Adrián, de 36 años, quien fue trasladado al Hospital Tercer Milenio, donde quedó internado.