Una menor de tan solo tres años de edad, que se encontraba al resguardo de su hermano mayor, aprovechó un descuido para salir de su casa sin que nadie se percatara. Afortunadamente, elementos de la Policía Estatal y preventivos de Jesús María intervinieron oportunamente, quienes trasladaron a la menor a la comandancia, donde permaneció hasta que finalmente sus padres aparecieron.
Fue en la colonia El Torito, cuando al momento de realizar los policías sus recorridos de vigilancia y al circular sobre la avenida Alejandro de la Cruz, detectaron que afuera de una tienda de conveniencia se encontraba una niña sola y llorando, lo que llamó la atención de los uniformados, quienes de manera inmediata detuvieron su marcha. Al intervenir y conocer que no se encontraba ningún adulto en su resguardo, trasladaron a la infante a las instalaciones de la comandancia, donde el área de Protección Civil tomó cartas en el asunto.
Luego de las investigaciones efectuadas por la trabajadora social, se logró conocer el domicilio de la menor, ubicado en la misma colonia El Torito, por lo que los oficiales se trasladaron al inmueble. Al llegar se comunicaron con un adolescente de 13 años de edad, quien reconoció a la niña como su hermana, argumentando que no se percató en qué momento se salió del domicilio, ya que él se queda a cargo de todas sus hermanas de 11, 9 y 3 años de edad, debido a que sus progenitores trabajan hasta tarde. Posteriormente se entabló comunicación con los padres para darles a conocer la situación.
El padre de la menor identificado como Ernesto, de 30 años de edad, arribó a su domicilio, indicando a los oficiales que prácticamente todo el día su esposa y él trabajan, por lo que tras acreditar el parentesco y comprometerse a extremar medidas en el cuidado de sus hijos, la niña fue entregada sana y salva.

¡Participa con tu opinión!