Servidores públicos de las administraciones municipales del interior del estado, se encuentran en la mira de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, al ser denunciados por la supuesta intromisión durante las jornadas pasadas. El titular del área, Guillermo Montoya Contreras, afirmó que en caso de que el proceso de las indagatorias termine comprobando el uso indebido de recursos públicos se podrían girar órdenes de aprehensión que implicarían prisión preventiva oficiosa.
El fiscal en Delitos Electorales, detalló que el proceso electoral pasado, significó un incremento en cuanto al número de denuncias recibidas, a comparación de otras jornadas, al recibirse un poco más de 40 denuncias, de las cuales en su mayoría corresponden al intento de compra de votos. Incluso, detalló que en el municipio de Asientos fueron detenidas dos personas en poder de diversas credenciales para votar.
De las denuncias recibidas, el 85% de ellas han sido resueltas al no haberse encontrado elementos suficientes que merecieran las sanciones estipuladas por delitos electorales. El resto de las quejas formales se encuentra en proceso de conclusión, por lo que existe la posibilidad de que algunas de las pendientes puedan culminar en proceso de judicialización, entre los cuales se encuentran los empleados municipales investigados.
“Se recibieron denuncias por la supuesta compra de votos, por el uso de recursos públicos o dádivas, incluso hasta por movilizar personal público el día de las elecciones. Todos esos elementos los estamos analizando, para fincar responsabilidades, aunque más de la mitad de las denuncias no han procedido como delitos”, concluyó.