El robo de cable y afectaciones a infraestructura eléctrica es un problema que sigue padeciéndose en detrimento del suministro de energía eléctrica para las industrias instaladas en el estado, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Raúl González Alonso.
El dirigente empresarial advirtió que se requiere fortalecer las sanciones previstas para los ladrones de cable, quienes usualmente resultan ser personas adictas al consumo de drogas y hacen del robo del cableado la forma de acceder a recursos para seguir consumiendo sustancias nocivas.
Atacar este fenómeno requiere que haya una vigilancia más cercana a los establecimientos que operan bajo el giro de compra de material de reciclaje, pues serían los sitios de destino del material que roban los malvivientes, afectando la prestación del servicio de energía eléctrica a la población.
En ese sentido, señaló que el daño generado por este delito alcanza cifras por millones de pesos e incluso millones de dólares, al mencionar dentro de estos efectos, casos como el sucedido en la zona industrial del municipio de Aguascalientes, con suspensión de actividades por dos días ante los ataques a la infraestructura eléctrica.
Agregó que el robo a negocios sigue siendo uno de los delitos que más afectan a las empresas, y es necesario que se siga reforzando la presencia y vigilancia policial en las zonas plenamente identificadas como puntos rojos.
González Alonso consideró que el consumo de estupefacientes origina el robo del cobre que poseen las líneas eléctricas, como un problema que se mantiene desde hace varios años atrás.
Apenas este fin de semana, el sector habitacional de la Florida, al oriente de la ciudad, se quedó sin suministro de energía eléctrica, generándose este domingo una manifestación de vecinos que cerraron la prolongación de boulevard Guadalupano para exigir la reanudación del servicio, cuya afectación fue atribuida al robo de cable.